Adelgaza sin hacer dieta activando tu metabolismo

Se nos antoja un sueño, pero hay quienes defienden que es posible conseguirlo, y sin sufrir en exceso. Eso sí, hay que dejar de lado la pereza. ¿Recuerdas ese consejo de los mayores que nos dicen que no es culpable los buenos guisos de que perdamos nuestra línea, sino el sofá? Pues va a ser verdad. Por el momento, dile adiós a remolonear en la cama, porque hay que encender nuestro metabolismo desde el principio del día. Si es que el milagro no iba a salirnos gratis. El metabolismo más lento o más rápido es el que hace que gastemos energía, y activarlo depende de nosotros.

“Por la mañana, ejercicio intenso. Una sesión intenso de entrenamiento nada más despertarse puede hacer maravillas. El afamado Dr. Oz lleva años abogando por este método de acelerar el metabolismo.

Toma picante. Añadir a tus platos curry, pimienta de cayena, pimienta negra, comino o cúrcuma dispara la velocidad quema-grasa del cuerpo.

Estos alimentos provocan mayor gasto energético por el simple hecho de generar calor, lo que acelera la combustión energética y actúan como quema-grasas durante la digestión.

Lo mismo ocurre con la canela,el cardamomo, el jengibre y la nuez moscada. Trata de añadirlas a tus cremas, frituras, guisos y otros platos. El curry, por ejemplo, va muy bien las ensaladas, y a mucha gente le encanta el sabor de la canela en su café.

Bebe mucha agua. Su efecto en el organismo es casi mágico. El agua ayuda a limpiar y eliminar las toxinas que pueden favorecer la acumulación de grasa.

Hidratarse bien puede aumentar en un 30 por ciento su tasa metabólica durante la siguiente hora, haciendo que quemes 24 calorías.

Haz la prueba, aumenta la ingesta de agua y verás aumentar tu metabolismo. Es incluso mejor si te aseguras de beber agua alcalina.

Cuida la tiroides. Si consigues regular la función de la tiroides, esto repercute en la bajada de peso, ya que no se acumula tanta cantidad de grasa y ésta se quema en lugar de depositarse en zonas conflictivas.

Para trabajar de manera eficiente, esta glándula necesita selenio, zinc, cobre y yodo. Por eso tu dieta debe incluir estos minerales. Para conseguirlo, come marisco y frutos secos”.

Fuente: Tendencias.yahoo.com

Cambiar el estilo de vida. Si es que tampoco era ningún secreto. Por un lado, lo que adelgaza es lo que se queda en el plato, sí. Pero también tenemos que cuidar nuestra alimentación, y es que no se trata de no comer, sino de conseguir que nuestro cuerpo gaste más energía que la que le entra. ¿O no has visto que los deportistas que se someten a grandes esfuerzos físicos se pegan un festín gastronómico? Seguramente verás que ni tú con lo que te gusta comer, serías capaz de devorar tanta comida, pero ellos la toman, y encima la queman. Tú también puedes.

Hay que comer, pero no en exceso

Ojo, no estamos aconsejándote que te lances a la gula, sino que sepas mantenerte activa para que así, lo que comas, no te pese tanto. Si ingieres calorías y estas no saben dónde colocarse, lo harán en tus michelines. Dales trabajo entonces. Cenar poco, y trabajar la musculatura, obligará a tu cuerpo a realizar mayores esfuerzos sin cansarte ni poner en riesgo tu salud.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«