La marca de cerveza Amstel ha instalado una máquina de bebidas en Bulgaria que está provocando la fascinación de los amantes de la bebida espumosa dorada, y es que regala cervezas gratis  a los transeúntes que se acercan hasta ella, ubicada en plena ciudad. Tanta generosidad, debía de tener truco, y en pleno siglo XXI no nos fiamos ni de nuestra sombra. Y aquí está el truco: el obsequio, obedece claro a una estrategia publicitaria. Y la cerveza en realidad es “casi gratis”, ya que a cambio hay que hacerle un favor a la marca. Hay que permanecer inmóviles durante 180 segundos.

“En general la gente rara vez se toma un tiempo”, argumentan en la agencia de publicidad Next Digital Creative. “Pasa gran parte del día en sus oficinas mientras interactúan constantemente a través de las redes sociales mientras tratan de equilibrar sus diferentes tareas. Decidimos que queremos ayudarles a desestresarlos un poco”.

La máquina posee un botón rojo, el que tras ser presionado activa un contador por 180 segundos, durante el cual la persona que presionó el botón debe quedarse frente a la máquina sin moverse.

Fuente: Elsolonline

No sabemos cómo será el futuro, pero el siglo XXI es conocido y será reconocido en la historia por distintas características. Una de ellas la consabida era tecnológica, digital, o de internet. La cibernética se impone en nuestras vidas. Pero no lo hace en solitaria y es que tenemos otra marca que nos señala junto a los ordenadores como una generación diferente a las anteriores, y nos referimos a las prisas. Nadie duda ya de que estamos en una sociedad en constante movimiento, pero en la actualidad ese movimiento parece estar experimentando un acelerón.

Nuestro ritmo vertiginoso ya hay quienes han intentado ponerle freno, pues las consecuencias del mismo no están siendo demasiado positivas, y para algunos, el precio de las comodidades que disfrutamos es demasiado alto, tanto que nos esmeramos en obtener adelantos, avances y privilegios que luego no podemos disfrutar por falta de tiempo. Como las prisas no son buenas, y hasta los médicos recomiendan que nos relajemos y aparquemos de vez en cuando el reloj, distintas corrientes, han reclamado el regreso a una vida llena de sensaciones, sin prisas.

Muestra de ello, está el Movimiento Slow. Una nueva forma de vida que busca expandirse mundialmente, y que fomenta aparcar las prisas y vivir más despacio. Con este ritmo desacelerado que se quiere imponer, más sano, también incluye a la alimentación, sustituyendo la desequilibrada y mal afamada fast food, o comida rápida, por la slow food. En realidad, es un regreso a lo tradicional. Pues todos los que tenemos abuela sabemos que los guisos bien hechos, requieren su tiempo, como todo. Y es que hasta el campo y la sabia naturaleza necesita de sus periodos de siembra y crecimiento para dar sus frutos.

La publicidad Amstel regala cerveza gratis, ha pedido la colaboración ciudadana, para que a cambio de convertirse quietos por apenas 3 minutos de tiempo, puedan disfrutar de una sabrosa y sana bebida. ¿Sería capaz Hommer Simpson, cervezero como pocos, estar quieto? El hombre estatua de mi ciudad ya lo hace cada día, y sin cerveza a cambio.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«