Apple condenada a no vender algunos modelos de iPhone e iPad en Estados Unidos

Duro golpe contra Apple en su todavía en marcha guerra contra Samsung: la Comisión Internacional de Comercio de Estados Unidos (ITC) acaba de fallar a favor de los surcoreanos que aseguraban que algunos productos de Apple infringen una patente suya. Como resultado, se ha prohibido la importación de algunos iPhones e iPads a Estados Unidos.

Los productos afectados son el iPhone 4, el iPhone 3GS, el iPad 3G y el iPad 2 3G, aunque tan solo los modelos específicos de AT&T. Es decir, se trata de una prohibición con límites que permitirá a Apple seguir vendiendo sus productos actuales y los modelos antiguos que no estaban relacionados con la operadora AT&T.

El fallo de la ITC prohibe la importación y no la venta de esos productos a Estados Unidos, por lo que Cupertino podría seguir vendiendo los dispositivos que ya estén en el país.

En Apple, por supuesto, no han tardado en contestar a la noticia, como recoge AllThingsD. En un comunicado han anunciado que pensaban recurrir la decisión y acusaban a Samsung de utilizar “una estrategia que ha sido rechazada por tribunales y reguladores de todo el mundo” y de “intentar bloquear la venta de productos de Apple utilizando patentes que cuyas licencias han acordado ofrecer a cualquiera de forma gratuita”.

Ver la noticia original en itespresso.es

Ya son muchas las noticias relacionadas con la guerra de patentes entre Apple y Samsung a lo largo de los últimos años. Ambas empresas son las dominadoras del panorama tecnológico a nivel mundial y, a pesar de que colaboran en muchos aspectos, se pelean continuamente en los tribunales para obstaculizar el camino del competidor.

Recientemente se ha conocido que Nokia se ha aliado con Apple para denunciar a Samsung por violación de patentes, y también que Samsung ha denunciado a LG por el mismo motivo.

Son muchos los intereses económicos que se mueven al rededor de la tecnología de los dispositivos móviles, sean estos smartphones, tabletas, notebooks u ordenadores de sobremesa, pero donde se está librando la batalla más feroz entre los distintos fabricantes es en el terreno de la informática móvil relacionada con los teléfonos inteligentes y con las tabletas.

Mucho nos tememos que este tipo de conflictos entre grandes compañías no tiene solución, puesto que en muchos casos les sale más rentable copiar una patente de otro fabricante y pagar luego la multa correspondiente, antes que tener que desarrollar la tecnología por sí mismos.

También ocurre que hay otras denuncias por violación de patentes que no son tales, pero que permiten al denunciante poner en problemas a la empresa denunciada, que tiene que demostrar que no utilizó la tecnología de la otra empresa en el desarrollo de sus productos.

Además, hay que tener en cuenta que las denuncias entre empresas se interponen país por país, con lo que samsung ha ganado una pequeña batalla, pero no la guerra.

No vemos cómo se podría evitar esta situación. Quizás si los jueces fueran mucho más severos a la hora de imponer multas por violación de patentes, se acabaría con este problema. Entonces sólo quedaría por resolver el de las denuncias falsas. Nos da la sensación de que resolver este problema es similar a intentar evitar que el agua se escape de un cesto de mimbre. No se puede.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«