Aprobadas las pruebas en humanos de células madre iPS para curar la ceguera por degeneración macular

Las autoridades del Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de Japón han dado luz verde a la investigación clínica con células madre pluripotentes inducidas (iPS), que son un tipo de célula madre que se produce de manera artificial -a partir de una célula somática – y que, como las células madre embrionarias, son capaces de generar cualquier tipo celular o tejido.

¿Cómo se hace? La receta es compleja: En primer lugar, se toma una célula normal, por ejemplo, de la piel de un paciente. A continuación, se le induce la expresión de varios genes que provocan que la célula vuelva a ser lo que inicialmente era: una célula madre.

Esta “involución” celular tiene una gran ventaja, porque las células madre (al contrario que las ya diferenciadas, como las de la piel) tienen la capacidad de dividirse y diferenciarse en múltiples tipos de células especializadas (son pluripotentes).

Lo que harán los investigadores japoneses es analizar el uso de células iPS en pacientes con degeneración macular asociada a la edad (DMAE), una enfermedad del ojo ocasionada por degeneración, daños o deterioro de la mácula, que es una capa de tejido sensible a la luz que se encuentra en el centro de la retina.

La DMAE está considerada la principal causa de ceguera en el mundo y se estima que en Japón la padecen unas 700.000 personas. El proyecto será llevado a cabo por la oftalmóloga Masayo Takahashi del Centro RIKEN de Kobe.

Según publica dicho Centro en un comunicado, los investigadores planean crear células iPS autólogas, que son las que proceden del propio organismo del paciente, en este caso de su piel, para “fabricar” células del epitelio pigmentario de la retina, o células EPR,

Las EPR serán trasplantadas en las retinas de enfermos de DMAE, inicialmente en forma de lámina de células con el fin de evaluar la seguridad de la terapia.

La investigación se llevará a cabo en estrecha colaboración con el Instituto de Investigación e Innovación Biomédica, ubicado también en Kobe, y los primeros trasplantes podrían realizarse a principios del año que viene.

Si este ensayo clínico demostrase que la técnica cura la DMAE, podría abrirse una nueva era en el terreno de la medicina, aunque los científicos se muestran cautos. Takahashi afirma que, aunque la terapia funcione, probablemente pasarán años hasta que pacientes con DMAE puedan recobrar la vista gracias a ella.

Por otra parte, la cautela radica en que no se sabe cómo puede reaccionar el organismo a los trasplantes celulares, y se teme que éstos puedan producir una transformación maligna de las células, es decir, cáncer.

Fuente: tendencias21.net

Las posibilidades de las células madre en la sanación de enfermedades de todo tipo son impresionantes. Cada semana hay una nueva noticia sobre tratamientos revolucionarios basados en células madre.

Hay varias formas de conseguir células madre, pero cada una tiene sus ventajas e inconvenientes. Lo ideal es conseguir células madre del propio paciente al que se le van a implantar, para evitar el rechazo del cuerpo a las células que se van a introducir en el organismo. Se pueden conseguir células de la placenta del feto y luego guardarlas congeladas, pero este procedimiento es costoso y no muy eficiente.

Recientemente científicos estadounidenses consiguieron clonar células madre embrionarias humanas, lo que permite disponer de células madre del propio paciente.

En el caso de esta noticia, investigadores japoneses comprobaron que las células especializadas, como las de la piel por ejemplo, pueden volver a convertirse en células madre con una ligera reprogramación de su ADN, con lo que se pueden conseguir células madre de cualquier persona fácilmente.

La aplicación de estas células iPS a pacientes con ceguera producida por degeneración macular abre una puerta a la esperanza a millones de personas en todo el mundo que ven como su vista se va apagando con el paso del tiempo. Esto no es de extrañar, ya que las personas están viviendo muchos años y cada vez la longevidad será mayor gracias a la ciencia y a la medicina.

Esperamos y deseamos que los experimentos en humanos que van a realizar los científicos japoneses sean exitosos y consigan regenerar la mácula de los pacientes sin efectos secundarios, sin rechazos y sin un crecimiento descontrolado de dichas células implantadas, lo que provocaría un cáncer y arruinaría el éxito del tratamiento.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«