BMW revisa más de 750.000 vehículos por problemas eléctricos

BMW llama a revisión a 750.000 vehículos por problemas del suministro de corriente eléctrica. La deficiencia, que podría incluso interrumpir el funcionamiento del motor, no afectará a Europa pero si a prototipos en Estados Unidos, Japón, Sudáfrica y Canadá.

BMW ha llamado a revisión a aproximadamente a 750.000 automóviles por problemas con el suministro de corriente eléctrica. Europa no se vería afectada por esta deficiencia que podría incluso detener el funcionamiento del motor.

La firma alemana ha informado de que esta llamada a revisión por problemas de corriente eléctrica afecta a más de medio millón de vehículos- modelos Z4, X1, Serie 1 y 3-, fabricados entre marzo de 2007 y julio de 2011, en especial en Estados Unidos. No obstante, BMW ha recomendado a sus clientes de Canadá, Japón y Sudáfrica que acerquen sus coches al taller si responden a estas mismas características.

El problema radica en las conexiones defectuosas a la corriente que tienen estos modelos y las cuales podrían, en el peor de los casos, hacer que el motor dejase de funcionar durante la conducción.

No es la primera vez que BMW se ve en una situación similar. Hace poco llamó a revisión a 60.000 BMW X5 en todo el mundo, 30.000 en Estados Unidos, por falta de potencia de frenado.

En 2012, durante el mes de marzo, BMW hizo lo mismo con 1,3 millones de vehículos por un problema en la batería que podría ocasionar un incendio en el vehículo. Una llamada a revisión sin precedentes pues se trató de la mayor llamada en toda su historia.

Ver la noticia original en autobild.es

Aunque después de leer esta noticia parecería que BMW es una empresa descuidada cuyos vehículos salen al mercado con fallos muy importantes, lo cierto es que este problema de la llamada a revisión a miles de vehículos le pasa a muchas marcas.

Recientemente Toyota, primer fabricante de vehículos del mundo, tuvo varios problemas de gran alcance que hicieron que el presidente de la compañía tuviese que pedir perdón públicamente ante el Congreso de los Estados Unidos.

La razón era muy evidente. El diseño defectuoso del acelerador digital que llevan millones de Toyotas en todo el mundo hacía que en determinadas circunstancias el vehículo acelerase a tope aunque el conductor no pisara el pedal de aceleración. Este fallo produjo varias muertes en todo el mundo.

Hay que pensar que la presión de los fabricantes de automóviles por sacar al mercado sus nuevos productos antes que los de la competencia hace que en algunos casos los diseños no se prueben o supervisen tanto como deberían, pero parece inevitable.

Por otro lado, hay un factor que influye de forma decisiva en la aparición de estos errores o fallos que implican la revisión de miles de vehículos. Este factor no es otro que la innovación tecnológica.

Fue muy famosa una carta que un ciudadano inglés envió a la casa Mercedes en referencia a los fallos que tenía su flamante todoterreno ML 320. La carta no tenía desperdicio. El coche tenía toda clase de fallos, pero uno que fue realmente sorprendente era el hecho de que le entraba agua cuando llovía. La causa está clara. Este ciudadano compró uno de los primeros ML que salieron al mercado, un nuevo diseño que en su versión 1.0 tenía toda clase de problemas.

Recientemente un amigo que tiene un BMW Z4 descubrió que no le funcionaban las luces de cruce. Desmontó los faros y comprobó que le entraba agua a los faros y ésta se depositaba justamente donde están los contactos eléctricos. Realmente se trata de un fallo de diseño que resulta increíble en una empresa de categoría mundial.

Otro ejemplo de error garrafal de coches versión 1.0 fue el sitio que eligió Fiat para ubicar el encendido electrónico de su Fiat Tipo, coche revolucionario en su época por disponer de un panel de instrumentos totalmente digital. Los ingenieros colocaron el controlador del encendido electrónico al lado del faro delantero izquierdo, con lo cual al pasar por encima de charcos con cierto volumen de agua, el controlador se humedecía y el coche se paraba. En la versión 2.0 del coche el encendido electrónico se encontraba en la parte superior del compartimento motor, cerca del conductor y lejos de las ruedas.

En este tema, el que esté libre de culpa que tire la primera piedra. Pero es cierto que hay errores que provocan averías desagradables que te pueden dejar tirados, pero hay otras que pueden poner en peligro la vida de los ocupantes del vehículo.

Las compañías de automóviles deberían dedicar algunos recursos más a analizar la ingeniería de las distintas piezas de sus vehículos en lugar de intentar sacar sus modelos antes que la competencia, puesto que el coste de llamar a revisión a millones de vehículos no es sólo económico, sino también de imagen de marca.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«