Podría llamar llamar a su álbum de fotos “Mi dieciocho erótico cumpleaños”, y no sería para menos, porque una joven italiana ha decidido celebrar su cumpleaños y su mayoría de edad de una manera peculiar a más no poder. Ni siquiera se trata de una orgía de sexo para el disfrute propio, sino una muestra nadie sabe de qué. Tal vez habría que consultar con un psicólogo para ofrecerle un diagnóstico, y es que en la fiesta de cumpleaños lo que menos hubo que comer fue la tarta. Dieciocho afortunados chicos recibieron felaciones de la cumpleañera. La que no fue tan afortunada fue ella, que acabó en urgencias.

La muchacha, que desde San Remo quiso “comerse” el mundo entero, ingresó al hospital por una aparente congestión, por lo que se le practicó un lavado gástrico; o le cayó mal el pastel o el exceso de semen en su estómago.

Algunos indican que el comportamiento de esta insaciable chica, sólo refleja una sociedad educada por la pornografía, que enaltece el sexo como algo que debe tomarse como una victoria, un reto que hay que romper y quien tenga más y mejor es superior a los demás.

Fuente: Bloguisimo

Si de toda la vida, se ha celebrado el cumplir años pidiendo un deseo por cada vela encendida, o cada año de vida superado, en esta fiesta fuego sí que hubo pero no precisamente fueron las velas lo que acabó soplando la joven italiana. Datos no tenemos mucho de cómo se organizó y desenvolvió el peculiar evento, aunque imaginamos que, al menos la mayor parte de los invitados, si no todos, serían de sexo masculino. Nueva excusa para echar pestes sobre las novelas del momento, como el tan polémico relato de las Sombras de Grey, pero no por lo que en ella se cuenta, que también, sino por lo que la gente ha entendido al leerla.

Aquí todo nos lo tomamos a la tremenda. Decía Umberto Eco, en uno de sus manuales de periodismo, que un escrito tiene varias interpretaciones, uno el que pretende darle el autor mientras lo escribe, otro el que efectivamente resulta, pese a los esfuerzos de escritor por dominar un sentido diferente, y una tercera interpretación que es la más importante e ingrata también, y que depende de la visión que el lector le de, a menudo completamente distinta de la que quiso dar a entender su escritor.

Como recogía Eco, ahora todos vamos a echar la culpa a E.L James por escribir semejantes historias eróticas que están pervirtiendo a medio mundo, y en especial, a los más jóvenes. Y es que cuando luchamos por la igualdad y el respeto a la mujer, nos encontramos con que las nuevas generaciones dan un paso atrás amparándose en una más que dudosa modernidad. Estamos viendo que se llevan a las mujeres triunfadoras pero que destacan como bombas sexuales. Más de una feminista con estas noticias debe estar echando humo.

Si alguna lectora de este post está animándose a imitar a esta joven italiana, que sepa que tras la fiesta acabó en el hospital con problemas de estómago.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«