Científicos estadounidenses consiguen transformar células madre en células nerviosas en ratones

Las aplicaciones de las células madre en la lucha contra las enfermedades son ya constantes. Su capacidad de adaptación les permiten convertirse en casi todo aquello que los investigadores se proponen. El último caso es el de los científicos de la Universidad de Wisconsin-Madison (EE UU), que por primera vez han transformado células madre en células nerviosas para ayudar a ratones a recuperar la capacidad de aprender y recordar.

En el cerebro, las células madre forman neuronas vinculadas con emociones, memoria o adicción. Con su investigación, publicada en Nature Biotechnology, estos expertos demostraron que las células madre humanas se pueden implantar con éxito en el cerebro para sanar las deficiencias neurológicas. Es lo que asegura Su-Chun Zhang, profesor de Neurociencia y Neurología, y autor principal del estudio junto al profesor Yan Liu.

Una vez dentro del cerebro de ratón, las células madre implantadas forman dos tipos vitales comunes de neuronas. “Estos dos tipos de neuronas están involucradas en muchas clases de comportamiento humano, como las emociones, el aprendizaje, la memoria, la adicción y muchos otros problemas psiquiátricos”, señala Zhang.

Las células madre embrionarias se cultivaron en el laboratorio y se usaron productos químicos que son conocidos para promover el desarrollo en las células nerviosas. Tras el trasplante, los roedores obtuvieron una puntuación significativamente mejor en las pruebas comunes de aprendizaje y memoria en ratones con daños deliberados en una parte del cerebro implicada en el aprendizaje y la memoria.

Las células trasplantadas se colocaron en el hipocampo, un centro de la memoria fundamental. Después de que las células transferidas se implantaran, en respuesta a las instrucciones químicas del cerebro, comenzaron a especializarse y conectarse con las células apropiadas en el hipocampo.

El proceso es similar a la eliminación de una sección de cable de teléfono, según Zhang. “Si usted puede encontrar la ruta correcta, puede conectar la sustitución de cualquiera de los extremos”, pone como ejemplo este experto.

Aunque tentadora, la terapia es poco probable que tenga un beneficio inmediato. Asegurarse de que casi la totalidad de las células trasplantadas se convirtieron en células neuronales era crítico, dice Zhang. “Eso significa que podemos ser capaces de predecir lo que va a ser la progenie y para cualquier uso futuro en la terapia, se reduce la posibilidad inyectar células madre que podrían formar tumores”, afirma.

Ver la noticia original en 20minutos.es

La investigación con células madre ya no hay quien la detenga, pues hace mucho tiempo que se sabe que es uno de los campos con más futuro en el mundo de la medicina. No en vano, las células madre son capaces de convertirse en cualquier tipo de célula del cuerpo.

Uno de los problemas más importantes con los que tienen que lidiar los científicos reside precisamente en la capacidad de las células madre de replicarse en cualquier tipo de célula. Es decir, es absolutamente necesario controlar el tipo de célula en que se convertirán las células madre que se implantan en los pacientes, así como evitar que las células resultantes se reproduzcan sin control, produciendo tumores cancerígenos.

Una vez que estos problemas estén controlados, las posibilidades de la implantación de células madre serán casi ilimitadas. Recientemente se han hecho experimentos que demuestran que se pueden recuperar células del cerebro después de padecer un Ictus con un tratamiento a base de células madre.

El investigador principal de este experimento ha indicado que, a corto plazo, no se verán resultados concretos de su trabajo, pero que a medio plazo servirá para desarrollar medicamentos que permitirán tratar los trastornos psiquiátricos con mayor efectividad que los medicamentos convencionales.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«