Científicos estadounidenses localizan un gen que regula el supresor de tumores PTEN

Un nuevo estudio, dirigido por científicos del Instituto Scripps de Investigación (TSRI) en La Jolla, California (Estados Unidos), muestra cómo pseudogenes (pequeños tramos de ADN en el genoma humano) pueden regular la actividad de un gen relacionado con la supresión del cáncer llamado PTEN y que estos pueden ser dirigidos para controlar la actividad de PTEN, según publica en su último número la revista ‘Nature Structural & Molecular Biology’. Estos resultados sugieren un papel mucho mayor para los pseudogenes de lo que se pensaba.

Entender cómo interactúan los pseudogenes y controlar las redes de genes puede dar lugar a nuevas formas de tratar las enfermedades ligadas a los problemas surgidos de las interrupciones en las redes de genes, dijo el científico de TSRI Kevin Morris, que dirigió la investigación en colaboración con investigadores del Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia, y la Universidad de New South Wales en Sydney, Australia. “Esto ha mejorado nuestro conocimiento de cómo los genes están regulados en el cáncer y cómo se pueden de controlar”, afirmó Morris.

El enfoque del proyecto del genoma humano, el cual decodifica nuestra secuencia completa de ADN hace una década, fue en gran medida de los genes, las secuencias genéticas que codifican proteínas y así controlan los procesos que rigen y regulan todas las funciones biológicas. Sin embargo, estos genes son sólo una pequeña parte del genoma, ya que la gran mayoría de ADN en el genoma humano es no codificante, lo que significa que no tiene proteína.

En los primeros días de la biología molecular, los científicos llamaron a estas vastas extensiones de ADN “basura” por su presunta inactividad. De esta forma, los pseudogenes, que constituyen grandes extensiones de ADN no codificante, se consideran parte de la basura a pesar de que parecían genes porque no les codifican proteínas.

Los resultados de este nuevo estudio contradicen esta idea mostrando que estas partes del material genético juegan un papel profundo en el control de la actividad de los genes humanos. El control o la pérdida de control de los genes puede hacer la diferencia entre el tejido sano y enfermo. En el cáncer, por ejemplo, algunos genes se vuelven más activos, mientras que otros que normalmente deberían bloquear un crecimiento canceroso son suprimidos.

En el nuevo trabajo, Morris y sus colegas mostraron que los pseudogenes pueden influir en la actividad de un gen humano conocido como el homólogo de fosfatasa y tensina (PTEN), que durante mucho tiempo se ha implicado en el cáncer y está clasificado como un gen “supresor de tumor”, que significa que tiene la capacidad de detener el crecimiento de un tumor. Sin embargo, en muchas formas de cáncer, PTEN se cierra, permitiendo que el tumor crezca sin control.

Un equipo de científicos encontró que los pseudogenes que comparten secuencias en común con PTEN puede regular el gen de dos maneras: derribándolo al suprimir el “promotor” para el gen PTEN, que evita que el gen se exprese, o tomando PTEN orientándolo como regulador de micro -RNAs que afectan a la proteína PTEN después de que las transcripciones de genes se han expresado.

Ver la noticia original en europapress.es

Interesante y prometedora noticia. Ahora parece que lo que antes se conocía como basura genética, por tratarse de la parte del genoma humano que no producía proteínas, podría tener más importancia de la que se le atribuyó en un principio.

Lo cierto es que la decodificación completa del genoma humano es una tarea titánica. La dificultad no estriba únicamente en la catalogación de todo el genoma, de tamaño imponente, sino en la identificación del papel que cada gen juega en la biología humana. Además hay que tener en cuenta que los genes pueden tener funciones distintas en combinación con otros genes, lo cual hace que el rompecabezas sea aún más complicado.

No obstante, los científicos se van concentrando en pequeñas secciones del genoma humano, tratando de comprender su función, para poco a poco completar el mapa completo del ser humano.

Cuando se consiga completar todo el genoma e identificar la función de cada gen, podremos decir que la humanidad habrá alcanzado otro nivel, ya que la medicina será capaz de tratar los males del ser humano de una forma mucho más efectiva que actualmente.

Gracias a los avances que se producirán gracias al conocimiento del genoma humano, en los próximos decenios la medicina dará un salto impresionante. No es descabellado pensar que nuestros hijos vivirán más de cien años y con una buena calidad de vida.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«