Comer temprano engorda menos que comer más tardeNo es sólo lo que comes, sino cuándo lo comes. Un estudio español ha demostrado por primera vez en humanos algo que ya se había vislumbrado antes en animales: nuestro organismo entiende de horarios y, si usted está tratando de adelgazar, será mejor que se empiece a plantear comer a una hora temprana.

Como ha demostrado un equipo de la Universidad de Murcia en colaboración con investigadores de Harvard (EEUU) en una muestra de 420 personas que estaban intentando adelgazar (mitad hombres, mitad mujeres), aquellas que comían antes de las tres de la tarde, lograban una pérdida de peso más significativa que quienes dejaban el almuerzo para después de esa hora.

Concretamente, como explica a ELMUNDO.es Marta Garaulet, catedrática de Fisiología en la universidad murciana, quienes tomaban la principal comida del día antes de las tres, lograban reducir un 12% su peso corporal, frente a sólo el 8% de quienes comían pasada esa hora.Alrededor de cuatro kilos de diferencia entre ambos grupos a pesar de que todos ellos comían lo mismo, hacían el mismo ejercicio, dormían las mismas horas… “Es un dato importante que habrá que seguir estudiando”, explica la especialista.

Jose María Ordovás, otro de los firmantes del trabajo (que acaba de aparecer en la revista ‘International Journal of Obesity’, del grupo ‘Nature’), coincide con su colega en que es una “observación realmente interesante”, aunque subraya con cautela que habrá que replicar los resultados en otra muestra de individuos, para observar si comiendo antes o después de esa hora, la misma persona adelgaza más o menos. “Seguiremos trabajando en ello para ver cuáles son realmente los factores implicados, así como la magnitud y la aplicación clínica del hallazgo”.

Ver la noticia original en elmundo.es

Aunque el estudio se ha realizado con personas distintas antes y después de las tres de la tarde, los resultados son bastante significativos. Habrá que esperar a los resultados que se obtengan cuando la prueba se haga con las mismas personas antes y después de esa hora.

Si los resultados de la segunda prueba confirman los de la primera, habremos encontrado una fórmula sencilla para perder algo más de peso sin cambiar nada más que la hora a la que se come.

Aunque pueda parecer que los beneficios de este pequeño cambio de hábitos a la hora de comer son pequeños, cualquier ayuda es bienvenida cuando se trata de perder peso y de mejorar nuestra salud.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«