Compañía aérea instaura la Ley Seca por culpa de unos pasajeros borrachos

Si bien es cierto que en los aviones es fácil perder la compostura debido a los nervios, cuando son todos los pasajeros los que arman una juerga en pleno vuelo, el personal de la compañía es insuficiente. La policía tuvo que acudir para frenar a 30 hooligans en la ruta Dublín-Ibiza. Borrachos y a golpes, los hooligans habían convertido el avión en un patio de colegio. Ante el caos generado, la compañía se ha visto obligada a instaurar la ley seca, es decir, nada de alcohol a bordo de los vuelos. Y para asegurarse de que la ley se cumple, los pasajeros serán revisados antes de subir.

La aerolínea Aer Lingus implantó la ley seca en su ruta Dublin-Ibiza con el fin de evitar casos como el ocurrido en un vuelo de Ryanair, en donde tuvo que intervenir la policía para frenar a 30 hooligans que estaban en estado de ebriedad.

Esta noticia causó sorpresa entre el medio de la aviación. La compañía registra a sus pasajeros antes de subir al avión para verificar en las condiciones en las que están abordando y así evitar problemas durante el vuelo.

Una nota del periódico Preferente señaló que ahora la aerolínea se encarga de abrir bolsas, maletas y revisar cualquier paquete que pueda ser sospechoso de que se trata de una bebida alcohólica.

Algunos de los pasajeros están de acuerdo con estas medidas y piensan que si las otras aerolíneas no comienzan a implementar este tipo de programas, se van a enfrentar a una situación fuera de control en algún momento.

Fuente: Noticias.Univision.com

Las medidas de seguridad son cada vez más feroces cuando tenemos que subir a un avión. Nada de objetos contundentes, nada de armas, explosivos y tampoco nada de alcohol. Y la cosa no queda sólo ahí. Nada de líquidos que puedan confundirse con materias peligrosas, como por ejemplo una simple colonia.

A este paso, tendremos que destinar algo así como una semana para culminar requisitos y procesos cada vez que queramos hacer un viaje. Sin embargo, y lejos de mosquearse, muchos pasajeros dicen estar de acuerdo con esta medida, y hasta solicitan que otras aerolíneas sigan el ejemplo.

Y es que, al parecer, no fue tontería lo que sucedió en al aire, que ya sabemos cómo se las gastan los escoceses borrachos. Gritos, saltos y piruetas sobre los asientos, amenazas a la tripulación y gestos obscenos con las azafatas son sólo algunas de las lindezas que realizaron los hooligans.

Y mientras tanto, el resto de pasajeros, entre los que iban incluidos también algunos niños pequeños, amedrentados, tuvieron que conformarse con su pequeño territorio, porque pasear por el avión, aunque fuera para ir al baño, se convertía en una odisea, un viaje hacia ninguna parte.

Esta noticia nos parece muy entretenida de leer, pero seguro que las personas que iban en ese avión no lo pasaron nada bien. Si es difícil tratar con una persona ebria, mucho más difícil es tratar con decenas de personas que han perdido el auto control por culpa del alcohol. Hasta jóvenes normales acaban comportándose como animales, simplemente por la euforia que les produce estar bajo los efectos del alcohol, a lo que hay que añadir el efecto desinhibidor resultante de formar parte de un grupo con los mismos problemas y unas ganas locas de pasarlo bien a cualquier precio.

Está claro que con medidas restrictivas pagan justos por pecadores. Pero en fin, qué le vamos a hacer, mientras sólo se trate de la ley seca, el alcohol nunca es necesario. Más lugares tendrían que copiar el modelo.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«