Arquitectos chinos ya saben lo que es la crisis, y vaya si lo saben. Si en España hablamos de la crisis del ladrillo, en China al menos se continúan levantando edificaciones, pero eso sí, lo hacen sin ventanas. En los nuevos edificios chinos una manera de hacerlos accesibles a los ciudadanos más pobres es acabarlos a bajo coste. Apartamentos más baratos exige renuncian a parte del equipamiento habitual, y como la calidad del mismo debe garantizarse, han decidido que dibujar ventanas en lugar de construirlas y colocarlas, es el método perfecto. Nace una nueva tendencia arquitectónica producto de la crisis.

Con el fin de ahorrar, los edificios del Gobierno han sido diseñados con la mayor simpleza en l aciudad de Qingdao, tanto es así que las ventanas han sido pintadas de un solo lado de a pared.

Hay algunos departamentos en China que son de propiedad del gobierno, de manera que puedan estar al alcance de gente con ingresos más bajos. Se construyen o remodelan bajando los costos al máximo, incluso dejando de lado las ventanas. El edificio, de acuerdo lo publicado en Kotaku, cae dentro de esta categoría.

Fuente: Elsolonline

Cuando todo el mundo tiene derecho a una vivienda, garantizar que todos los ciudadanos de un país tengan una, a veces se antoja complicado. Sobre todo cuando hay crisis, y especialmente, si hablamos de uno de los países donde la población es tan excesiva. Sucede en China lo que en los hogares con familia numerosa, que si hay muchos hermanos, estos deben aprender a vivir con humildad, solidaridad y conformismo. Y verlo tan natural y ser tan feliz con ello. Y mirad por donde, lo consiguen, aunque tengan incluso que renunciar a las ventanas.

El concepto de casa o edificio, no obstante, continúa siendo el mismo. Aún recuerdo cuando en la escuela, en mis primeros años donde maravillosamente tus deberes prioritarios era hacer dibujos y mostrárselos a la profe, para que ésta te regalase el oído asegurándote lo bonito que era y lo artista que estabas hecha. Normalmente, los psicólogos escolares piden al niño que dibujen casas, o si no, el niño suele dibujar casas como tema recurrente, y es que las casas, en el subconsciente, son partes delatadoras de nuestro estado mental, deseos, miedos, frustraciones y ese largo etcétera que experimentamos por nuestra cabeza.

Los niños chinos de ahora seguirán no cambiarán sus esquemas, y van a dibujar ventanas. Lo harán con sus ordenadores, es de suponer, si no inventan ningún aparato nuevo, que sí lo harán. Pero dibujar ventanas, podrán hacerlo. Aunque a este paso, cabe preguntarse qué será lo próximo a lo que nos lleve la crisis. Y aunque, es de agradecer la creatividad que nace de la necesidad, también tiene su parte triste que renunciemos  a uno de los elementos más agradables que tiene un edificio, sus vistas.

Otra cosa es que ya vemos que los chinos para el dibujo no tienen mucho estilo. Como en las series de animación, la sencillez también deja huella en la manera de dibujar ventanas.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«