El ácido hialurónico podría frenar el crecimiento de las células cancerígenas

Dos investigadores de la Universidad de Rochester, en Nueva York, Estados Unidos, han descubierto la sustancia química que hace que las ratas topo desnudas no tengan cáncer. Los hallazgos, publicados esta semana la revista ‘Nature’, podrían conducir a nuevos tratamientos contra el cáncer, según los autores del estudio, Andrei Seluanov y Vera Gorbunova.

Las ratas topo desnudas son lampiños, roedores pequeños, subterráneos, que nunca han sido conocidos por tener cáncer, a pesar de que su vida útil dura unos 30 años. El grupo de investigación de Seluanov y Gorbunova descubrió que estos roedores están protegidos contra el cáncer debido a que sus tejidos son muy ricos en ácido hialurónico de alto peso molecular (HMW-HA).

El enfoque de los biólogos de HMW-HA comenzó después de que se dieron cuenta de que una sustancia pegajosa en el cultivo la rata topo desnuda estaba obstruyendo las bombas de vacío y los tubos, mientras que, a diferencia del cultivo de la rata topo desnuda, otros medios con células de humanos, ratones y conejillos de Indias no eran viscosos. Así, los investigadores identificaron la sustancia HMW-HA, lo que los llevó a probar su posible papel en la resistencia al cáncer de la rata topo desnuda.

Seluanov y Gorbunova, a continuación, mostraron que cuando se retira HMW-HA, las células se convierten en susceptibles a los tumores, lo que confirma que el producto químico desempeña un papel en la resistencia de las ratas topo desnudas al cáncer. El equipo de Rochester también identificó un gen, llamado HAS2, responsable de HMW-HA en la rata topo desnuda, que era diferente de HAS2 en todos los demás animales.

Además las ratas topo desnudas son muy lentas en el reciclaje de HMW-HA, lo que contribuye a la acumulación de la sustancia en los tejidos de los animales. El siguiente paso será probar la eficacia de HMW-HA en ratones y, si la prueba sale bien, Seluanov y Gorbunova esperan probar el producto químico en las células humanas.

Ver la noticia original en europapress.es

Es interesante comprobar cómo los científicos se basan en la naturaleza para conseguir resultados extraordinarios en todos los aspectos de la ciencia.

Por ejemplo, analizando los venenos de algunos de los animales más letales de la naturaleza se consiguen potentes medicamentos para curar ciertas enfermedades. Analizando el hilo de la araña se consiguen tejidos más resistentes que el acero.

En el caso de esta interesante noticia, se ha comprobado que la abundancia de ácido hialurónico en el organismo de las ratas topo desnudas, hace que estos pequeños animales no padezcan cáncer, a pesar de que son animales extraordinariamente longevos, para lo que es normal en pequeños roedores.

El ácido hialurónico se está utilizando profusamente para eliminar las arrugas de la piel, como analgésico en casos como la artritis en ciertas articulaciones, como cicatrizante de heridas en la piel y como relleno en operaciones de cirujía estética.

El hecho de que el HMW-HA no tenga contraindicaciones en los seres humanos ese tipo de tratamientos, hace concebir esperanzas a los científicos de que se pueda encontrar una cura contra el cáncer basada en el ácido hialurónico.

Las primeras pruebas planificadas por estos científicos están programadas para realizarse con ratones de laboratorio. Si dichas pruebas son exitosas, se pasaría a una segunda fase de pruebas con células humanas.

Es realmente esperanzador este descubrimiento, ya que se podrían desarrollar medicamentos para evitar o para erradicar ciertos tipos de cáncer en los seres humanos basándose en un producto natural como es el ácido hialurónico.

El cáncer es una enfermedad en pleno crecimiento, a pesar de los avances que se están realizando para tratar las distintas variedades de esta terrible enfermedad, como por ejemplo el cáncer de mama, el cáncer cerebral.

Cada nuevo descubrimiento va acorralando al cáncer un poco más. No nos cabe duda de que en unos cuantos años y con la ayuda de la terapia genética, se conseguirá acabar de una vez por todas con esta lacra que mata cada año a millones de personas en todo el mundo. Por esa razón, no hay que bajar la guardia y hay que seguir invirtiendo en investigación contra el cáncer.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«