El Administrador Jefe de la NASA propone rezar como solución para desviar asteroides

El administrador jefe de la NASA, Charles Bolden, tiene un consejo sobre cómo manejar la situación si un asteroide se dirigiera hacia la ciudad de Nueva York: Rece.

Eso es todo lo que los Estados Unidos o cualquiera podría hacer en este momento en relación a los asteroides y meteoros desconocidos que puedan estar en curso de colisión con la Tierra, según confesó Bolden a congresistas de Estados Unidosante los que compareció en la Comisión de Ciencias.

Un asteroide de unos 17 metros de diámetro explotó el pasado 15 de febrero sobre Chelyabinsk, Rusia, generando ondas de choque que rompieron ventanas y dañaron edificios. Más de 1.500 personas resultaron heridas.

Más tarde, ese mismo día, un asteroide más grande descubierto el año pasado pasó a solo 27.681 kilometros de la Tierra, más cerca que los satélites de telecomunicaciones que rodean el planeta.

Estos eventos “sirven como prueba de que vivimos en un sistema solar activo, con objetos potencialmente peligrosos que pasan por nuestro vecindario con una frecuencia sorprendente“, dijo el representante Eddie Bernice Johnson, un demócrata de Texas.

“Tuvimos la suerte de que los acontecimientos del mes pasado fueran simplemente una coincidencia interesante en lugar de una catástrofe”, dijo el presidente del Comité, Lamar Smith, republicano de Texas, quien convocó la audiencia para saber qué se está haciendo y cuánto dinero se necesita para proteger mejor el planeta.

La NASA ha encontrado y sigue de cerca un 95% de los objetos más grandes que vuelan cerca de la Tierra, los que tienen 1 kilómetro o más de diámetro.

Un asteroide de ese tamaño, de un kilómetro o más grande, probablemente podría acabar con la civilización”, dijo John Holdren, asesor científico de la Casa Blanca, a los legisladores en la misma audiencia.

Ver la noticia original en publico.es

Interesante consejo viniendo de un responsable de la NASA. Está claro que el señor Bolden sabía perfectamente que su comentario iba a salir en todos los medios de comunicación del mundo.

Seguramente su intención es alertar a los políticos del peligro de los asteroides y meteoritos, aprovechando que recientemente ha habido un incidente con un meteorito en Rusia que podría haber sido muy grave, pero que finalmente no fue catastrófico gracias a que estalló en el aire.

El objetivo final no sería otro que conseguir dinero para financiar proyectos destinados a desarrollar la tecnología que nos permitiera interceptar objetos en rumbo de colisión con la Tierra.

Existen miles de objetos de buen tamaño en nuestro Sistema Solar que podrían ser potenciales asesinos de la vida en nuestro planeta azul. Los científicos tienen bajo control un buen número de ellos, pero cada día pueden aparecer nuevos objetos que no están catalogados ni controlados.

En algunos casos, los objetos potencialmente peligrosos por tener trayectorias en rumbo de colisión con la Tierra podrían ser detectados con años de antelación, pero en otros casos el impacto podría producirse meses o incluso semanas después de su detección.

En estos casos, la tecnología actual no sería capaz de preparar una defensa que evitara la colisión. Lo que la NASA pretende es que se le proporcionen fondos para comenzar a desarrollar esta tecnología.

Desde hace tiempo se habla con interceptar los meteoritos o asteroides en rumbo de colisión con la Tierra mediante cohetes con cabeza nuclear. También se ha propuesto poner una nave al lado del objeto durante un cierto tiempo con objeto de variar su trayectoria por la interacción de la gravedad entre ambos objetos.

Las propuestas para evitar la colisión de objetos con la Tierra son muy variadas, pero hay dos problemas. Uno es la financiación para desarrollar la tecnología, que en tiempos de crisis como los que vivimos es difícil de conseguir. El otro es el tiempo del que se dispondría para llevar a cabo la misión, ya que incluso con la tecnología adecuada, el factor tiempo podría ser un gran problema.

Los científicos saben perfectamente que la Tierra recibirá un impacto importante en el futuro, es una cuestión de probabilidad y de estudiar los cuerpos celestes que nos rodean. Los impactos son una norma, no una excepción.

El hecho es que un impacto catastrófico para la vida en nuestro planeta podría producirse dentro de varios miles de años, pero también podría suceder mucho antes. Recordar lo que sucedió con el cometa Shoemaker-Levy nos ayudará a no relajarnos demasiado. Si ese impacto lo hubiese recibido la Tierra en lugar de Júpiter quizás no estaríamos en la misma situación en la que estamos, sino mucho peor.

Nuestro deseo sería que los países más avanzados tecnológicamente colaboraran en un esfuerzo común para desarrollar la tecnología que permitiera proteger la Tierra de objetos celestes en rumbo de colisión. Dado que en principio cualquier país podría verse afectado negativamente por un impacto, pensamos que no sería difícil poner de acuerdo a varios países para que liderasen este esfuerzo tecnológico.

El señor Charles Bolden sabe que el momento de presionar es ahora, justo después del incidente de Rusia, que por cierto, es el más grave que ha sufrido nuestro planeta desde el impacto del asteroide e Tunguska en 1908.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«