El cáncer afectaba también a los huesos de los Neandertales

Al menos un Neandertal sufrió de cáncer hace 120.000 años. Así lo afirma un equipo de investigadores de EEUU y Croacia que ha descubierto evidencias del tumor de huesos más antiguo del que se tiene constancia.

El descubrimiento, publicado en la prestigiosa revista PLOS ONE y liderada por la Universidad de Kansas, descubrió en la costilla de un Homo neanderthalensis rastros de cáncer óseo, o displasia fibrosa, similar al que se diagnostican hoy en día.

“Las evidencias de cáncer son extremadamente raras en los restos fósiles humanos. En este caso, muestran que los Neanderthales, que vivían en un ambiente no contaminado, eran susceptibles al mismo tipo de cáncer que los humanos de hoy en día“, explica David Frayer, de la Universidad de Kansas.

No obstante, los investigadores señalaron que la costilla cancerígena encontrada en Krapina, cerca de Zagreb (Croacia), pertenece a un espécimen incompleto, por lo que no pudieron recabar más datos sobre los efectos en la salud del individuo.

Ver la noticia original en elmundo.es

Esta notocia no nos sorprende en absoluto. El cuerpo de los seres vivos funciona a base de duplicación celular, es decir, el crecimiento y regeneración de los tejidos de los seres vivos se consigue gracias a la capacidad que tienen las células de dividirse en dos copias teóricamente exactas.

Si este mecanismo funciona perfectamente no hay problema ninguno, pero cuando la división celular no reproduce exactamente la célula original, sino que se van produciendo pequeños cambios en cada división, entonces los tejidos pueden llegar a desarrollar células defectuosas, algunas de las cuales son malignas.

Las células malignas, también llamadas células cancerosas, son aquellas que ya no se duplican siguiendo un plan ordenado y bajo demanda de las necesidades del cuerpo, sino que se reproduce desordenadamente, invadiendo los tejidos y, una vez alcanza la sangre, propagándose por todo el cuerpo en un proceso llamado metástasis, que finalmente provoca la muerte del ser vivo.

Los cuerpos humanos, como los de cualquier forma de vida avanzada, son muy complejos. Cualquier mal funcionamiento puede derivar en problemas de todo tipo.

El cáncer que padecen los seres humanos modernos tiene distintos orígenes, genéticos, medioambientales, degeneración del ADN en la duplicación de las células por acortamiento de los telómeros, exposición al sol, tabaquismo, alcoholismo, estrés, etc.

Aunque los Neandertales vivían en un ambiente mucho menos contaminado que el nuestro, sus cuerpos aún podían desarrollar cáncer por algunas de las causas mencionadas anteriormente.

Nos gustaría dar la noticia de que los científicos han encontrado la forma de eliminar las células cancerígenas del cuerpo sin afectar a las células sanas. Esa noticia sería como una lotería para millones de seres humanos presentes y futuros, ya que el cáncer es una de las primeras causas de muerte en nuestra civilización.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«