Aunque Buckingham Palace y un campo de fútbol no tienen mucho en común, salvo las dimensiones, lo cierto es que el Palacio real de Inglaterra bien podría albergar un partido de fútbol. Pero, ¿por qué hablo en pasado? Ya ha pasado. Ha sido hoy, para celebrar los 150 años de existencia de la Asociación de Fútbol Inglesa. El príncipe Guillermo, presidente de la Asociación fue quién tuvo la idea para celebrar el aniversario. Y su abuela, como no podía ser de otro modo, ha tenido que aceptar los deseos de su nieto favorito. Gajes de ser abuela. Y gajes de ser una reina enrollada.

 

Antes del encuentro el príncipe bromeó con los jugadores: “Estoy complacido con que vengan a jugar en la casa de mi abuela. Ahora les advierto, si rompen algún vidrio del palacio, le tendrán que responder a ella”.

El partido, que contaba con el permiso de la reina Isabel II, se disputó entre el Polytechnic FC, creado en 1875, y el Civil Service FC, el único sobreviviente de los 11 clubes que fundaron la FA en 1863.

El resultado final fue de 2-1, victoria para el Polytechnic. Entre el público se encontraban personalidades del fútbol, entre ellos el exdelantero del Liverpool y de la selección inglesa, Michael Owen.

El príncipe William le rindió además un homenaje a 150 voluntarios que trabajan para el fútbol inglés.

Fuente: BBC

No es la primera vez que vemos cómo la reina Isabel II tiene que ceder como una amorosa abuela, o como reina enrollada, lo mismo da una que otra cosa y poner el Palacio patas arriba para satisfacer los deseos e sus nietos. Estábamos acostumbrados a la celebración de conciertos en palacio. Y ya que era costumbre arraigada, pues un paso más no cuesta tanto. De todas formas, los conciertos, acostumbran a celebrarse, si son importantes y multitudinarios en un estadio de fútbol. Pues dicho y hecho, en un campo de fútbol se ha convertido porque el fútbol se juega en Buckingham Palace.

La razón es que la Asociación de Fútbol Inglesa cumple 150 años. Una cifra que no se alcanza todos los días y merece ser celebrada por todo lo alto. Si todos los equipos se afanan para ofrecer a sus seguidores un cumpleaños espectacular, la liga al completo no podía quedarse atrás. Máxime cuando su presidente es el mismísimo Príncipe William. Como buen anfitrión, el futuro rey, siempre con permiso del príncipe Carlos, se ha ofrecido a ser el anfitrión, y como buen padrino, hacer el mejor regalo.

No cabe duda de que, si llega a reinar Guillermo, cosa que a todas luces parece que sucederá, no le costará mucho ganarse la confianza de los británicos. El fútbol es la sangre de un país, y más en Inglaterra con el buen arte que se traen en el balompié. Y William, hace tiempo que se ganó el corazón de los ingleses. Si quedaba algún rezagado, con esta carta triunfal, seguro que se ha metido en el bolsillo a más de uno. Es el poder del fútbol.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«