El Gobierno español va a exigir haber cotizado 35 años para poder jubilarse anticipadamente

El Gobierno español exigirá una carrera mínima de 35 años de cotización para acceder a la jubilación anticipada voluntaria y 33 años cotizados en el caso de la jubilación anticipada forzosa y también en la jubilación parcial. También ha elevado la edad para acceder a estas modalidades, en consonancia con la última reforma de pensiones.

La última reforma de las pensiones, de 2011, que entró en vigor el 1 de enero pasado, fijaba que se accedía a la jubilación parcial a los 61 y con 30 años de cotización, pero decidió aplazar su aplicación para reducir el coste que supone para la Seguridad Social hasta el 1 de abril próximo con la idea de afrontar los desafíos demográficos.

Éstas son algunas de las medidas aprobadas este viernes por el Gobierno a través de un Real Decreto-ley con el que, en general, endurece las condiciones de acceso a la jubilación anticipada y parcial, rebaja los costes de las empresas en los despidos colectivos que incluyan pocos trabajadores de 50 años, y permite combinar salario y pensión, con independencia de la jornada laboral, a todos los trabajadores, excepto a los funcionarios.

El Real Decreto-ley, que lleva por título ‘Medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo’, pretende ‘poner cerco’ a las jubilaciones anticipadas actuando sobre la edad de acceso, los años de cotización exigidos y los coeficientes reductores que se aplicarán a la pensión por cada año de adelanto a la edad legal de jubilación.

En concreto, y en lo que respecta a la jubilación anticipada de carácter voluntario, se eleva a 35 años el periodo mínimo de cotización exigido para acceder a esta figura, a la que podrán acogerse los trabajadores de todos los regímenes, siempre que la pensión resultante supere la pensión mínima que le correspondería al interesado por su situación familiar al cumplir los 65 años.

Además, la edad para acceder a la jubilación anticipada voluntaria se establece en dos años antes de la edad legal, es decir, 63 años y un mes para 2013, que se irá incrementándose manera progresiva, hasta alcanzar los 65 años en 2027, año en el que la edad legal de retiro alcanzará los 67 años en virtud de la última reforma de pensiones, en vigor desde el pasado 1 de enero.

Los coeficientes reductores sobre la pensión para aquellos que, cumpliendo los requisitos anteriores, se jubilen anticipadamente de manera voluntaria serán del 8% con hasta 38 años y seis meses cotizados; del 7,5% para quienes hayan cotizado entre 38 años y seis meses y menos de 41 años y seis meses; del 6,8% para los que estén entre 41 años y seis meses cotizados y menos de 44 años y seis meses, y del 6,5% para quienes hayan cotizado igual o más de 44 años y seis meses.

Ver la noticia original en elmundo.es

No nos extraña nada esta noticia. En el contexto de la crisis que estamos padeciendo, no es normal permitir que las personas se jubilen anticipadamente y comiencen a cobrar una pensión cuando todavía están en buenas condiciones físicas y mentales para trabajar.

Cuando hay cada vez menos cotizantes y cada vez más personas en el paro y más pensionistas, las cuentas no salen y se hace necesario un endurecimiento de las condiciones de jubilación anticipada y jubilación forzosa.

También es necesario que los trabajadores vayan pensando en compensar su pensión de jubilación con algún plan de pensiones privado, puesto que tal y como están las cosas, las pensiones no irán a más, sino a menos.

Lo que está claro es que a los países más afectados por esta crisis, que ya dura seis años, no les salen las cuentas y todo lo que pueden hacer sus gobernantes es idear formas de reducir gastos y aumentar ingresos, aunque estas estrategias estén ahogando el crecimiento y retrasando peligrosamente el inicio de la senda de la recuperación económica.

 

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«