Un hombre de 68 años de origen británico quedó forzado a reír por siempre luego de sufrir un ictus, causado por un derrame cerebral en el año 2004. Esto ha llevado a que la parte izquierda de su cuerpo pierda la sensibilidad normal. Un poco en son de burla, los medios de Inglaterra han rebautizado al hombre, ahora le dicen “Mr. Happy”, por la sencilla razón de que nunca va a mostrarse triste. Malcom sufrió un derrame cerebral, por lo cual debió pasar 19 semanas internado  y varios meses en rehabilitación, en ese tiempo el derrame se le extendió al lóbulo frontal de su cerebro, que es quien controla las emociones, imposibilitándolo a sentir tristeza.

“Malcolm Myatt, un británico de 68 años, camionero jubilado, siempre tiene una sonrisa en los labios, pero en su caso, porque no le queda más remedio, tal y como publica «The Telegraph».

Desde que sufrió un ictus en 2004 que ha afectado a la sensibilidad de la parte izquierda de su cuerpo, el señor Malcolm -rebautizado con el nombre de Mr. Happy por los medios ingleses- no es capaz de sentir tristeza.

Y no porque sea una persona muy optimista, sino simplemente porque en su cerebro, y en particular en el lóbulo frontal que controla las emociones, el impacto del ictus «borró» la posibilidad de sentir tristeza.

En la actualidad, este jubilado británico -que pasó 19 semanas en el hospital y varios meses de rehabilitación- vive en una especie de vuelta a la infancia que «contagia» a quien está cerca de él.

«Mi condición es una ventaja»

Obviamente Myatt debe convivir con algún que otro problema, como la dificultad de recordar situaciones que sucedieron a corto palzo. «Yo nunca estoy deprimido. Estar triste no me habría ayudado a mejorar. Mi condición es una ventaja. El ictus podría haber sido mi peor enemigo, pero no se lo he permitido», confiesa.

Según los expertos, el caso de Myatt no es algo inusual. Algunos pacientes que sufren este tipo de enfermedad presentan cambios psicológicos, emotivos y de comportamiento. Según la doctora Carle Walton, de la Stroke Association, «cuando un ictus golpea el cerebro hay una parada del flujo sanguíneo. En ese momento las células cerebrales mueren y pueden verificarse daños permanentes».

 

Fuente: ABC.es

Lo que hay que saber sobre un derrame cerebral

Los derrames cerebrales son causa de millones de muertes en el mundo,  van acrecentándose año tras año y no distingue sexo ni edades. Si bien existen tratamientos que reducen el daño en gran medida, todavía no se ha detectado cura total, ya que es muy normal que un derrame deje huellas, como dificultad para hablar, caminar y/o ver.

Es muy importante identificar los síntomas para actuar con rapidez y prevenir cualquiera de los efectos que pueda causar. El derrame cerebral, o accidente cerebro vascular se presenta si el flujo de sangre hacia el cerebro es alterado, este deja de recibir oxígeno y  ocasiona adormecimiento o debilidad en las extremidades, confusión, mareos, pérdida de equilibrio y dolor de cabeza severo.

Por lo tanto, cuanto antes se actué menos posibilidades hay de sufrir daños severos ya que la droga utilizada para disolver los coágulos que obstruyen la sangre al cerebro actúan con un plazo máximo de 3 horas de padecer el derrame cerebral. Luego de ese periodo es poco probable que el paciente pueda revertir la situación de invalidez que pueda causar dicho derrame.

Si bien son varios los factores de riesgo que aumentan la probabilidad de tener un derrame cerebral, tales como presión arterial, diabetes, problemas cardiacos, entre otros. Es muy importante tomar precauciones para prevenir el accidente cardiovascular. Las personas fumadoras y con colesterol alto, por ejemplo, son más vulnerables a este tipo de enfermedad. Tomando las precauciones necesarias es posible mejorar la calidad de vida.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«