El Ictus cerebral mejora al tratar a los pacientes con células madre humanas

Dos ensayos con células madre humanas son las últimas muestras del potencial terapéutico de este material biológico. El primero, que se va a presentar en la Conferencia Europea sobre Ictus (infarto cerebral) de Londres, ha sido desvelado a la BBC. Es un trabajo pequeño, en nueve pacientes, pero simple: la inyección de células madre (obtenidas de fetos) ha permitido que en cinco casos los afectados hayan recuperado algunas capacidades perdidas.

El segundo es algo más complejo: se han usado ratas con lesión medular y se ha visto que, inyectándoles células madre humanas (y con el correspondiente tratamiento inmunosupresor, más necesario aún en este caso de trasplante entre especies), mejoran síntomas como a rigidez muscular y la coordinación motora. Lo publica Stem Cell Research & Therapy.

Ambos trabajos son muy preliminares. Tanto, que los autores del primero, el realizado en humanos, ni siquiera descartan que el hecho de participar en un ensayo (lo que supone una atención mayor hacia los voluntarios por parte de los médicos) haya sido la auténtica causa de la mejoría, y dejan abierta la puerta a que haya habido un efecto placebo. Pero algunos hechos, como que se tratara de pacientes con ictus antiguos (se calcula que a partir de los seis meses el margen de recuperación es casi nulo) hacen que apunten que la inyección de células madre pueda ser la causa. De hecho, en la información de la BBC no se indica que lo hayan publicado, y la cadena británica da la información porque, a la vez, le han facilitado una entrevista en exclusiva con uno de los afectados, que narra pequeñas mejorías en su equilibrio y movilidad, y más fuerza en la mano afectada, con la que, después de cinco años, ha conseguido volver a atarse los cordones.

Ver la noticia original en elpais.com

Células Madre humanas regeneran ictus de ratas de laboratorioHace unos meses publicábamos una noticia sobre la mejoría que experimentaban unas ratas de laboratorio con ictus cerebral a las que se les implantaron células madre. En aquel caso las células madre procedían de otras ratas.

En el caso de los experimentos que se mencionan en esta noticia, tanto en el caso de los pacientes humanos como en el caso de los ratones, las células madre eran de fetos humanos. Lo sorprendente no es que varios de los pacientes humanos mejorasen de su dolencia tras ser tratados con células madre. Lo realmente sorprendente es que los ratones mejorasen a pesar de que las células madre eran humanas.

Este hecho es muy significativo, porque nos da una idea del potencial sanativo y regenerativo que tienen las células madre, capaces de reparar incluso tejidos de otras especies.

En el caso del experimento con seres humanos, aunque el número de pacientes era muy escaso, el hecho de que padecieran ictus cerebral desde hacía meses hace que el efecto placebo no sea tan significativo, y hace albergar esperanzas a los investigadores de que sean realmente las células madre las que han conseguido la recuperación.

No nos cabe duda de que los tratamientos con células madre cambiarán la medicina de los próximos años y mejorarán múltiples dolencias que hoy por hoy son de difícil solución.

Ya se han hecho experimentos en la regeneración de dientes con células madre. Imaginen a las personas mayores de dentro de unos lustros con unas dentaduras como las de los jóvenes.

Recientemente unos científicos estadounidenses han dado un paso de gigante al ser capaces de clonar células madre embrionarias humanas a partir de células adultas, lo que abre la posibilidad de que los pacientes puedan ser tratados con células madre generadas a partir de células procedentes de su propio cuerpo, con lo que se elimina la posibilidad del rechazo de los nuevos tejidos. Qué futuro tan esperanzador tiene la salud humana, si no nos cargamos el planeta antes.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«