El nuevo botín de los mafiosos se llama "oro verde"

Si pensábamos que la mafia era cosa del pasado y que, cada vez las autoridades tenían más poder y control sobre la delincuencia sumergida, estábamos equivocados. El oro siempre ha logrado vencer las barreras de la legalidad y la ambición de quienes sueñan con dominarlo no conoce de limitaciones. Antes, la distracción favorita de buenos y malos era pasarse horas en el agua buscando pepitas de oro, luego con la droga, el narcotráfico se recrudeció, y también lo hicieron las maneras. Hoy, en plena era ecológica, el motín es el oro verde, es decir, materias procedentes de animales y vegetales.

“Las reservas africanas de aquellos países que protegen su naturaleza al haber comprendido su importancia como recurso económico, son terreno de enfrentamiento permanente entre furtivos y vigilantes. No son extraños los enfrentamientos a tiros y las muertes entre las filas de unos y de otros. La supervivencia de los rinocerontes queda ahora en segundo plano ante la posibilidad de pérdida de vidas humanas en los santuarios africanos. De momento nadie gana con claridad esta triste guerra del absurdo.

Anestesiar a los rinocerontes y amputar sus cuernos para que no despierten la codicia de los furtivos ha sido una de las soluciones que se han ensayado en las reservas de varios países africanos habitados todavía por una cada vez más escasa población de rinocerontes. La visión de los gigantes despojados de sus apéndices es tan triste como reveladora de la tremenda presión de los traficantes y en cualquier caso no parece ser la solución definitiva, ya que no se conoce desde el punto de vista etológico cuál es la función social de los cuernos, y no puede asegurarse que un rinoceronte amputado quede en plenitud de sus capacidades para relacionarse con otros individuos o para reproducirse: es sólo una medida de emergencia.

Hasta ahora no hemos añadido apenas nada a lo que se ha publicado desde hace años, pero recientemente el problema presenta una nueva dimensión, cuando las mafias del oro verde parecen haber reparado en el potencial económico encerrado en los ejemplares de rinoceronte mantenidos en los zoológicos o en los restos disecados conservados en colecciones y museos. Todavía no se ha hablado claro en este sentido, pero hay sospechas de intentos de robo e incluso de asesinato con tal de conseguir apoderarse de estos materiales, algunos muy desgastados por la acción del tiempo”.

Fuente: Libertaddigital.com 

Mientras las máquinas y avances informáticas nos simulan estar inmersos en una era mucho más avanzado, incluso adelantada al tiempo que nos corresponde cronológicamente mostrándonos la promesa de un mundo cibernético, y de una cultura totalmente distinta a las conocidas y revolucionaria, la realidad nos muestra que todavía, vivimos anclado a las supersticiones propias de una sociedad subdesarrollada.

Objetos de otras épocas

Recuerdo las exposiciones tan morbosas y, por qué negarlo, atractivas, que recorren las ciudades exhibiendo retazos de épocas arcaicas, cuando la población aún creía en las brujas, y en las hadas, cuando la mentalidad permanecía anclada en temores y en deseos formulados sobre la fantasía de una pócima mágica. En las estanterías de uno de estos museos, es fácil encontrar decenas, o incluso cientos de ingredientes a cual más tétrico y repugnante con los cuales elaborar pociones y realizar conjuros.

Sin embargo, si alzamos la vista, comprobaremos que para encontrar tales objetos no necesitamos visitar un museo del horror, pues el auténtico horror es saber que hay mafiosos que se están lucrando a costa de aniquilar nuestras especies animales y vegetales porque, lamentablemente, todavía hay quienes creen que el cuerno de elefante es un remedio para curar la impotencia.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«