Steven Sinofsky abandona MicrosoftSteven Sinofsky era hasta ayer presidente y responsable de la división Windows de Microsoft, y como tal, ha sido el responsable del desarrollo de Windows 8, el último y controvertido sistema operativo de la compañía.

Sinofsky llevaba más de veinte años en la empresa, y su salida parece haber sido acordada con Steve Ballmer, que es actualmente el presidente ejecutivo de Microsoft.

Sinofsky declaró en un comunicado que ha sido un placer para él trabajar todos esos años en Microsoft y que se sentía bendecido por haber tenido la posibilidad de trabajar con personas de gran profesionalidad y generosidad.

Steve Ballmer, presidente ejecutivo de MicrosoftPor su parte, Steve Ballmer declaró su agradecimiento a Sinofsky por tantos años de buen trabajo en Microsoft y reiteró que con el lanzamiento de Windows 8, del que Sinofsky fue responsable, se iniciaba una nueva etapa muy prometedora para Microsoft.

 

Según algunos analistas, Steve Sinofsky se había granjeado algunas enemistades dentro de Microsoft por su férreo control del proceso creativo. Según parece, Sinofsky quería un control absoluto de los procesos creativos y no permitía que otros equipos o divisiones de Microsoft desarrollaran ideas que no estuvieran bajo su control o supervisión.

Ray OzzieComo consecuencia de esta obsesión por el control, Ray Ozzie, que fue nombrado por Bill Gates como su sucesor y jefe de arquitectura software de Microsoft, abandonó la empresa en 2010 debido a desavenencias con Sinofsky, que no veía con buenos ojos el desarrollo en la nube que Ray Ozzie desarrollaba en paralelo con el desarrollo de Windows.

Está claro que desde que Bill Gates dejó Microsoft, se han producido luchas intestinas dentro de la compañía para conseguir el máximo control posible.

El último producto de Microsoft, Windows 8, nos parece un claro ejemplo de que en Microsoft no todo el mundo rema en la misma dirección. Han intentado crear un sistema operativo basado en Windows 7, pero orientado a recuperar el terreno perdido en tabletas y smartphones. El resultado final es bastante cuestionable, sobre todo para los usuarios de ordenadores de sobremesa y portátiles.

Bill Gates, fundador de MicrosoftEn cualquier caso, la apuesta que Microsoft ha hecho con Windows 8 nos parece necesaria, aunque arriesgada. El tiempo dirá si los sucesores de Bill Gates han abierto nuevas vías de negocio para Microsoft o si, por el contrario, han comenzado a cavar su tumba.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«