El Titanic II, una réplica exacta del Titanic, realizará su viaje inaugural en 2016

El extravagante magnate australiano Clive Palmer desveló ayer en Nueva York los avances en su plan de construir una réplica perfecta del Titanic, en la que piensa por supuesto incorporar botes salvavidas de sobra. Más de un siglo después de que el original y supuestamente insumergible transoceánico se hundiera en el Atlántico Norte, Palmer cree que llegó la hora que el mítico barco complete su trayecto inacabado hasta Nueva York. “El Titanic fue el barco de los sueños. El Titanic II será el barco en que los sueños se hagan realidad”, anunció Palmer en el lanzamiento oficial del proyecto en Nueva York.

Manteniendo las mismas divisiones estrictas que en 1912 entre primera, segunda y tercer clase, los pasajeros comerán o en camarotes suntuosamente decorados o en una gran mesa común. “No habrá mezcla real” entre clases, afirma Palmer. Los pasajeros en la sección de lujo disfrutarán de la majestuosa escalera y una reproducción exacta de los baños turcos y la piscina del Titanic.

Rechazando el escepticismo público sobre el proyecto, Palmer explicó que se firmará un contrato con la empresa china CSC Shipyard en los próximos días, y que la construcción comenzará al final de este año y el lanzamiento se hará en 2016. No se hicieron públicas las cifras de los costos. “Alguna gente, algunos individuos, pierden mucho tiempo en el pub o el bar diciendo ‘Oh, nunca se concretará'”, afirmó el magnate, agregando que emprendió el proyecto en soledad porque quiere gastar antes de morir todo el dinero que ha ganado.

El extravagante empresario del sector minero sostuvo que no pudo resistir la tentación de dar una segunda oportunidad a uno de los barcos más desafortunados de la historia. “No soy muy supersticioso”, comentó.

Mayor seguridad

El Titanic II será muy parecido al original, aunque incorporará algunas modificaciones, como un puente suplementario, más botes salvavidas, toboganes de seguridad y salas públicas abiertas a los pasajeros. Sobre los botes salvavidas, Palmer aseguró que superarán los requerimientos regulatorios y serán tan seguros que “uno podría dar la vuelta al mundo en ellos si quisiera”. Otras diferencias con el modelo original consisten en que el Titanic II incluirá un casino y su envergadura será de un metro más, por razones de “estabilidad”. Tendrá capacidad para 2.435 pasajeros y una tripulación de 900 personas.

Los pasajeros recibirán trajes de época según la clase en la que viajen, precisó Palmer, bromeando sobre su decisión de viajar en la categoría más modesta, tercera: “Es ahí donde va a estar la diversión”, dijo.

Markku Kanerva, de Deltamarin, la firma finlandesa a cargo del diseño del Titanic II, también indicó que se ha ido “más allá” de las últimas regulaciones en cuanto a seguridad. “Puedo asegurarles que desde el punto de vista de seguridad será el crucero más seguro del mundo cuando sea botado”, prometió. Pero Palmer no quiso caer en la trampa de volver a hablar de un barco “insumergible“. “Sería muy arrogante decir algo como eso. Creo que la gente decía ese tipo de cosas en el pasado”, admitió con prudencia.

Ver la noticia original en abc.es

La tragedia del Titanic es una de las más conocidas en el mundo entero. Hay que reconocer que vender un barco como insumergible y que se hunda en su primera travesía tiene su morbo. Y si además muere un porcentaje muy alto del pasaje y la tripulación, entonces el drama y la leyenda están servidos.

En el caso del Titanic II, la tecnología actual ayudará a que la seguridad del nuevo barco sea muy superior a la de su predecesor, pero como muy bien dicen sus diseñadores, no hay que decir que el nuevo barco será insumergible. Con la tecnología de que se dispone en la actualidad, cualquier nave fabricada por el hombre es susceptible de hundirse si se coloca sobre el agua. Por tanto, alabamos la prudencia de la firma finlandesa.

Es interesante que este proyecto sea patrocinado por una sola persona. Claro que cuando se conoce que el hombre quiere gastar toda su fortuna antes de morir, entonces ya no extraña tanto este hecho.

Deseamos desde aquí toda la suerte del mundo al señor Clive Palmer y al Titanic II.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«