El Tribunal de Luxemburgo dictamina que la Ley Española de Desahucios no es legal

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) ha sentenciado este jueves que las medidas que regulan en España los procesos de desahucio por el impago de una hipoteca son contrarios a la legislación europea de protección de los consumidores.

“La normativa española, que impide al juez que es competente para declarar abusiva una cláusula de un contrato de préstamo hipotecario suspender el procedimiento de ejecución hipotecaria iniciado por otra vía, es contraria al Derecho de la Unión”, indicó el tribunal con sede en Luxemburgo en un comunicado.

La institución comunitaria considera que el régimen procesal español menoscaba la efectividad de la protección de los consumidores que pretende garantizar la directiva europea sobre cláusulas abusivas en los contratos.

La legislación europea se opone a que una normativa nacional, como la española, impida al juez competente adoptar medidas cautelares, como la suspensión del procedimiento de ejecución de una hipoteca, “cuando sean necesarias para garantizar la plena eficacia de su decisión final”.

En concreto, el tribunal europeo apunta a “todos los casos en que la ejecución de un inmueble se lleve a cabo antes de que el juez declare abusiva la cláusula contractual en la que se basa la hipoteca y, en consecuencia, la nulidad del procedimiento de ejecución”.

La sentencia está motivada por el caso de un ciudadano que interpuso una demanda contra Catalunya Caixa tras ser expulsado de su vivienda, quien reivindica que se anule una de las cláusulas del préstamo hipotecario y el procedimiento de ejecución hipotecaria.

El Tribunal de Justicia de la UE ha señalado que dado que en el caso español el juez no tiene la posibilidad de suspender el procedimiento de ejecución hipotecaria, si decide declarar nula una cláusula de un contrato por considerarla abusiva, esta decisión solo dará protección al consumidor a posteriori, bajo la forma de una indemnización.

«Dicha indemnización resulta incompleta e insuficiente, y no constituye un medio adecuado y eficaz para que cese el uso de esas cláusulas», afirma la sentencia, que agrega que “así ocurre con mayor razón cuando, como en este caso, el bien hipotecado es la vivienda del consumidor perjudicado y de su familia”.

Ver la noticia original en abc.es

En España estamos viviendo un auténtico drama con los deshaucios por impago de hipotecas o de alquileres. Incluso se han dado muchos casos de personas que se ha suicidado justo antes de que se haya ejecutado el deshaucio.

La crisis que padecemos especialmente en Europa desde el año 2007 ha deteriorado el mercado de trabajo de los países más débiles de tal manera, que muchísimas personas se han encontrado sin ingresos y con una hipoteca que pagar.

Los bancos ejecutan los desahucios y las personas desahuciadas, encima de perder sus viviendas, siguen debiendo el dinero al banco, lo cual es un drama doble.

Ahora el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado que el hecho de que no se pueda paralizar un desahucio por una denuncia del desahuciado en el sentido de que el contrato de la hipoteca tiene cláusulas abusivas, vulnera claramente su derecho a defenderse.

Con la legislación actual, después del desahucio el denunciante puede recibir una indemnización si ha lugar, pero el piso ya lo ha perdido, con lo cual se encuentra en un claro estado de indefensión.

Todos sabemos que los bancos ponen cláusulas abusivas por doquier. Son el perro grande. Tienen la sartén por el mango, y también tienen a los gobiernos por el mango.

Un caso flagrante es la cláusula de suelo que se pone en pequeñito en las hipotecas y que ni siquiera los notarios leen a los compradores. Después, cuando baja el IPC y los ciudadanos piensan que se les va a bajar el importe de la mensualidad, descubren con estupor que firmaron una hipoteca con un suelo, que es un valor mínimo para el interés que se cobra al cliente. Una vergüenza permitida por los gobernantes.

Como esta, hay otras cláusulas que también son abusivas para las personas que contratan las hipotecas, pero ¿a quién le importa que las personas con conocimientos limitados sobre estos temas legales (la mayoría) firmen hipotecas con cláusulas abusivas?

La pena es que este dictamen de la Unión Europea no devolverá las casas a las personas que las perdieron durante estos últimos años, ni la vida a las personas que se suicidaron por culpa de los desahucios.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«