En el psiquiátrico por emular la vida en una placenta

Las maneras de expresar el arte cada vez son más variopintas, la última y más llamativa, dado el resultado tan paradójico y al tiempo preocupante que ha tenido, es la de simular la vida en el seno de una placenta y permanecer en ella durante sesenta días. Esto fue lo que se propuso el artista navarro Abel Azcona. El objetivo de esta perfomance “Dark Room”, como así se llama su obra,  era dar respuesta a su deseo de encontrar una nueva identidad. Y es que el origen de todos los males, asegura el artista que se encuentra en una infancia corrompida.

«Si quisiera que me dijeran ‘qué bonito’, pintaría limoneros». Así responde Azcona a quienes critican su arte. Y añade: «Yo sé lo que hago. Mi arte es un proceso egoísta y propio, algo muy biográfico».

El encierro voluntario que acaba de terminar es la tercera parte del ciclo ‘Confinamiento: en búsqueda de una identidad’. El comienzo fue en Bogotá, donde le invitaron a un encierro con otros tres artistas colombianos. Como consecuencia, vino la segunda parte, con Regina Fiz Santos. Ambos se confinan en un apartamento durante siete días en un proyecto conjunto donde el sexo se plantea desde dos perspectivas muy diferentes.

Para el artista, además de un paréntesis necesario – «la gente se va a la playa para descansar, pero yo necesitaba desconectar de verdad» -, su última ‘performance’ realizada tiene una gran carga crítica.

«Es una crítica a la sociedad, que permite que haya personas como yo. Es un fallo social que una persona que se prostituye y se droga pueda quedarse embarazada y tener un hijo viviendo en la calle. Se debería trabajar para que no se dieran esas situaciones», explica.

Fuente: Elmundo.es

Cuando muchos niños dicen a sus padres que quieren ser artistas, uno imagina una figura de artista muy diferente de la que ha protagonizado el perfomance navarro Abel Azcona. Y es que este joven, sin duda marca una diferencia y estimula el debate acerca de la salud mental de quienes se dedican al arte. Ya se sabe que el arte es una forma de expresión, y de expresar sentimientos, emociones, dudas, temores, anhelos y hasta denuncia social de los males de una sociedad forman parte del código deontológico del artista.

En el psiquiátrico

Salud mental - PsiquiátricoAbel asegura que en ningún momento estuvo al borde la locura, pero lo cierto es que  su obra le ha llevado directo al psiquiátrico.  Pese a que su obra pretendía ser un reflejo del célebre “mito de la caverna” de Platón, el artista puso mucho más de su parte que un mero análisis de los problemas de la sociedad ciega ante los problemas de su entorno.

No dudó en poner en riesgo su propia vida, y es que el confinamiento voluntario al que llevaba 42 días sometido, apenas le dejaba espacio para moverse. Ante la duda, los responsables decidieron suspender el espectáculo y poner fin a la experiencia embrionaria mediante la cual, este hijo de una prostituta drogodependiente, pretendía superar sus traumas sin pasar por psicoterapia. Intento fallido.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«