Los amantes del misterio y las conspiraciones pueden estar contentos con el nuevo descubrimiento que ha hecho Estados Unidos a través de la CIA. O no. Y es que muchos se preguntan qué será lo que está sucediendo. Tanta sinceridad despierta no pocos recelos en algunos incrédulos. Sin duda, al menos dará que hablar ya que se trata de unas de las zonas de exclusión militar más populares de la historia de la ufología.  La buena noticia es que Estados Unidos da la razón a quienes defendían su existencia. La mala, es que no hay ovnis, o al menos, que se sepa.

“De los documentos se desprende que el “área 51” fue utilizada para fines poco espectaculares. El área, situada a unos 200 kilómetros al noroeste de Las Vegas, no fue más que una zona de ensayo para aviones de espionaje U-2 y Oxcart durante la Guerra Fría.

A petición del investigador Jeffrey T. Richelson, los documentos de la CIA fueron desclasificados por el Archivo Nacional de Seguridad de la Universidad George Washington.

Los ufólogos están convencidos de en el “área 51” se encuentran los restos de extraterrestres que habrían sido retirados tras la caída a tierra de un “platillo volante” cerca de la pequeña ciudad estadounidense de Roswell en 1947.

Otra versión sostiene que se hallaron en la zona los restos de un globo de reconocimiento a distancia cuya existencia durante la Guerra Fría debía mantenerse en total secreto”.

Fuente: Lavanguardia.com

Hace apenas un año, fueron los archivos secretos sobre Ovnis los que Estados Unidos desclasificó, dijo que para acallar las voces conspirativas y demostrar que el Gobierno de los Estados Unidos no tenía nada que esconder. No hace mucho, fueron los archivos secretos del Vaticano, y ahora la confirmación de que la archiconocida y polémica Área 51 existe.

Desviar la atención

Área 51 - OVNISParece el afán por la transparencia es la última moda que se ha impuesto en los gabinetes políticos de los principales países del mundo. Sin embargo, lejos de tranquilizar esta medida, despierta más de una suspicacia entre quienes consideran que tan sólo se trata de una estrategia de distracción hacia la opinión pública para desviar la atención de otras políticas verdaderas y reales.

Y es que, ¿qué mejor manera de silenciar a los ufólogos que decir: “Señores, sí, hemos investigado el tema ovni, es verdad. Pero por eso mismo pueden ustedes estar tranquilos. No hay extraterrestres que quieran atacar nuestro planeta“. Al más puro estilo de las hilarantes películas de marcianos de Will Smith, habrá más de uno que, precisamente ahora, sea cuando más teme tanto a los extraterrestres, como a los políticos. ¿Qué estarán tramando?


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«