Estados Unidos estudia legalizar el consumo de MarihuanaEs reconocido su poder como vieja conspiradora de los paraísos artificiales. Reina del Índico, hacedora de apetitos y nubes mentales, creadora de la euforia, deformadora del espacio y el tiempo, tejedora de ansiedades y, en ocasiones, puerta de embarque a los trastornos psiquiátricos. Vasodilatadora. Analgésica. Olvidadiza. Inspiradora. Excitante o alucinógena. O, sencillamente, marihuana.

Tiene las propiedades de un árbol edénico, ya que en ella se conjugan, como en ninguna otra planta, la alquímica potencia del bien y del mal. Humo, hálito, infusión, embriaguez, hilaridad… Sensual declive de la voluntad. Hábito e indolencia… Un caso único en la botánica por el amor y rechazo que despliega.

La reciente despenalización de su consumo recreativo en los estados de Washington y Colorado (EE UU) y el proyecto deUruguay de legalización integral bajo monopolio del Estado, previsto para 2013, solo le han devuelto su facultad para fragmentar el consenso social. Aunque en este último país, el presidente Mújica ha anunciado un freno en los tiempos de tramitación del proyecto de ley que estudia el parlamento tras conocerse una encuesta en la que el 64% de los uruguayos se mostraban contrarios a la legalización. Mújica pretende ganar tiempo para explicar a los ciudadanos lo que se pretende con la legalización del cannabis: que el estado recaude con los impuestos y luchar contra el narcotráfico.

Sus efectos están descritos desde la arcana medicina china, hace 50 siglos. Presente en los cinco continentes, los primeros humanos que cruzaron el estrecho de Bering rumbo a América pudieron haber transportado la semilla, vinculada a ritos chamánicos y originaria del Himalaya. Otros historiadores acusan a Colón de ser el primero, pues el cáñamo, además de alimento, era el origen textil de las velas y cuerdas, y los conquistares debían asegurarse el repuesto.

Su resina fue el ungüento que otorgaba valentía a las sectas de kamikazes de los hashashin, en el Irán de la Edad Media (el término ‘asesino’ se cree que deriva de este vocablo árabe y que significa ‘los que consumen el hachís’). Objeto de culto de los poetas franceses del XIX o pretexto para guerras imperiales europeas, la declaración de independencia de Estados Unidos acabó escrita en papel de cáñamo. Fue la mota (como se la conoce en México) de negros jazzistas y de mexicanos. Símbolo de la paz hippie o pingüe negocio para los brutales cárteles de la droga.

Ver la noticia original en 20minutos.es

El debate sobre si es una decisión acertada la legalización de la marihuana lleva instalado en muchos países del mundo durante muchos años. La experiencia de Holanda, país donde el consumo es legal incluso en locales donde se vende a cualquiera que lo desee, puede ser un punto a favor de la legalización, ya que no se ha detectado un efecto claramente negativo en la población.

Lo cierto es que el consumo de marihuana tiene algún efecto terapéutico para algunos males, y al común de los mortales parece que los hace más tranquilos, pero puede ser peligroso consumirla como si fuera una golosina.

Definitivamente no es un asunto fácil, y por eso sigue en la carpeta de “asuntos pendientes” de la mayoría de los gobiernos del mundo. Nos sorprendería mucho que fuera Estados Unidos, un país conservador por naturaleza, el que diera un paso al frente en este tema. Les deseamos mucha suerte en su aventura y estaremos atentos por si la experiencia es positiva y hay que importarla.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«