Facebook se plantea cobrar a los usuarios para quitar la publicidad de sus muros en la red social

El nuevo Facebook llega presumiendo de ser el mayor rediseño de la historia de la red social. Y no han sido pocas las idas y venidas que Zuckerberg ha dado a las cajas y elementos que, como un rompecabezas, estructuran la página principal y los perfiles de la plataforma social con más usuarios del momento. La cuestión es si ahora, con tanto desajuste aquí y allá, nuevas opciones, botones espontáneos y promesas de integración con todo tipo de servicios, que levantan más dolores de cabeza que entusiasmos, Facebook conseguirá consolidar de una vez por todas a su público, llegar a los usuarios finales con más precisión, hacerles la navegación más fácil y sumar nuevos adeptos o, por el contrario, provocar una desbandada general. Cuidado Facebook, que los cambios, muchos y de golpe, no suelen gustar.

El caso es que el enfant terrible de las redes sociales presentó este jueves lo que ha bautizado como «News Feed», una especie de «periódico personalizado» que ocupará el lugar del timeline habitual de noticias. Traduciendo las consignas lanzadas ayer frente a la prensa en Palo Alto -«un diario visual», «Adiós al desorden», «Historias más ricas»- lo que realmente hará Facebook en la práctica es, textualmente, «reducir el ruido y concentrarse más en las historias de la gente que nos preocupa».

Mientras esperamos a que, un buen día, al introducir nuestra contraseña, Facebook nos salude con una apariencia totalmente distinta y tengamos que pasarnos una hora intentando averiguar cómo actualizar un estado o etiquetar a alguien en una foto, más otros 45 minutos revisando que las condiciones de privacidad se mantengan tal y como las teníamos configuradas -porque, al menos en ocasiones anteriores, con cada convulsión de la red social, el desbarajuste era tal que de un dia a otro cualquier usuario podía repasar toda nuestra «biografía» virtual, fotos, vídeos y demás contenidos que se nos antojase colgar según épocas y ánimo en nuestros perfiles-, podemos ir haciéndonos una idea de qué aspecto lucirá la nueva, y esperemos que última durante un tiempo, actualización de su diseño.

Fotos y vídeos más grandes y atractivos

Una cosa está clara: los cambios van encaminados a mejorar la estética de la red social. Conseguir un diseño más atractivo en el que los protagonistas (fotografías, eventos, artículos y mapas) presenten un aspecto más llamativo y atrayente. En primer lugar, los iconos de las aplicaciones y de las listas se mudan directamente al margen izquierdo de la pantalla, donde se istalarán en una columna estática -de uno en uno, cada uno bajo el anterior- que permanecera igual en la pantalla, facilitando la navegación, aunque vayamos bajando en el muro para consultar publicaciones más antiguas.

En segundo, las fotos y los vídeos pegan el estirón definitivo en el nuevo Facebook. Se mostrarán a partir de ahora más grandes, más visibles, y será la propia red social, «colándose en nuestra mente» e intuyendo qué haríamos nosotros, quien agrupe las noticias compartidas y nos de la opción de filtrar los contenidos por intereses. La música también pasará a un primer plano en el renovado diseño. La plataforma empezará a dar mayor relevancia a lo que escuchamos y escuchan nuestros contactos, añadiendo datos a mayores de los artistas y los discos favoritos.

Evidentemente, en el transfondo de la necesidad estética y útil que defienden los de Facebook, late una estrategia orientada a optimizar su publicidad. Conseguir «sonsacar» a sus usuarios información sobre sus intereses y preferencias y orientar cada perfil según gustos supone una herramienta de oro para la red social y su gestion publicitaria. De esta forma, podrá segmentar su público y «colocar» promociones y anuncios estratégicamente para llegar de forma más directa al cliente final. Si un usuario agrupa sus intereses, filtra contenidos según sus inquietudes, Facebook sabrá exactamente qué publicidad ofrecerle. En cuál será más fácil que pinche.

Ver la noticia original en lavozdegalicia.es

Facebook no es santo de nuestra devoción, como ya saben quienes siguen este blog. Hay que reconocer que ha tenido un éxito arrollador, y que es difícil que le suceda lo mismo que le pasó a Friendster, una red social un poco anterior que creció muy rápidamente y con igual rapidez desapareció.

Lo cierto es que cada vez que hay un cambio en Facebook los usuarios nos echamos a temblar. No debe ser fácil hacer cambios importantes en una red social con más de mil millones de usuarios. Cualquier patinazo tendría repercusión mundial, y hay otras redes sociales preparadas para recoger a los usuarios descontentos, como podría ser el caso de Google+.

El objetivo final del cambio que está realizando Facebook a su interface, que no es otro que colocar en el muro un boletín de noticias personalizado, es poder determinar qué asuntos son los que preocupan e interesan a cada uno de sus usuarios, de forma que pueda ofrecerles publicidad a la carta, mucho más enfocada y orientada a sus gustos, con lo que aumentará la rentabilidad de los anuncios y el dinero que ganará Facebook.

Las cabezas pensantes de Facebook son conscientes de que los usuarios están muy cansados de la publicidad, que no suele ser de calidad. Como posible solución al malestar de ciertos usuarios con la publicidad, no se les ha ocurrido otra cosa que diseñar un sistema de pago para poder usar la red social sin anuncios publicitarios.

Nos parece que con más de mil millones de usuarios, algunos miles pagarán por quitar la publicidad de sus muros, pero mucho nos tememos que muchos otros preferirían cambiar de aires antes que soltar un céntimo a Facebook. Que mire la compañía de Zuckerberg lo que está pasando con Whatsapp y su intención de comenzar a cobrar por el uso de su aplicación, que hasta ahora había sido gratuita.

Si Facebook se descuida y patina, Google+ estará ahí para recoger las migajas. No se trata de un contrincante cualquiera. Google es un monstruo capaz de devorar a cualquier compañía que se proponga. No creemos que pueda con Facebook si los de Zuckerberg no comenten errores graves, pero si lo hacen, podrían perder millones de usuarios en unos pocos meses. El tiempo dirá.

Dejadnos vuestra opinión sobre lo que os parece Facebook, si lo usais, para qué lo usais, si sentís que la información y fotografías que subís a esta red social están seguras, etc. Nos gustaría conocer vuestra opinión.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«