Felix Baumgartner salta al vacíoFelix Baumgartner, aventurero, ex-militar y deportista extremo austríaco, acaba de superar la velocidad del sonido en un increíble salto al vacío desde la estratosfera. Tras cuarenta segundos de caída libre, Felix alcanzó una velocidad de 1171 kilómetros por hora.

A los cuatro minutos y diecisiete segundos el austríaco abrió el paracaídas, con lo que no fue capaz de superar el récord de su antecesor en esta hazaña, Joseph Kittinger, que realizó un salto de cuatro minutos y treinta y seis segundos antes de abrir el paracaídas hace más de 50 años.

Aunque Felix Baumgartner no batió el récord de vuelo en caída libre más largo, batió otros tres récords muy impresionantes, que fueron realizar la ascensión en globo a más altitud, superar la velocidad del sonido sin ayuda de propulsión mecánica y realizar el salto al vacío desde mayor altura, concretamente saltó desde más de 38000 metros.

El salto al vacío de Felix Baumgartner fue presenciado por millones de personas en todo el mundo, no sólo a través de las cadenas de televisión, sino también a través de Internet, más concretamente a través de vídeos en Youtube.

El vuelo comenzó bien, pero a los pocos segundos Felix comenzó a girar descontroladamente. Durante varios segundos no dejó de dar vueltas, lo que causó preocupación en el personal de seguimiento de la misión, así como en sus familiares. Si Felix no hubiera controlado el giro de su cuerpo podría haber perdido la conciencia e incluso podría haber sufrido alguna lesión cerebral producida por las fuerzas G descontroladas.

Afortunadamente Felix consiguió estabilizar su caída y batió sin problemas la velocidad del sonido, aunque manifestó que no sintió nada especial al hacerlo. En concreto, indicó que no sintió el golpe sónico que se produce detrás de un cuerpo al romper la barrera del sonido. La causa de que no sintiera el golpe sónico puede estar en el hecho de que superó la velocidad del sonido en una zona de la atmósfera con muy poca densidad de aire.

Baumgartner comentó después de su gesta que pensó que iba a perder el conocimiento durante los segundos que estuvo girando sin control, pero que fue consciente en todo momento de lo que sucedía.

Después de superar la velocidad del sonido en y tras más de cuatro minutos de caída libre, Felix abrió el paracaídas sin novedad, y cuatro minutos después realizó un elegante aterrizaje, tras el cual se arrodilló en señal de agradecimiento por haber llegado sano y salvo a tierra.

Tras su hazaña, Felix comentó que ya no desea realizar más proezas de este estilo y que espera conseguir trabajo como piloto de helicóptero, preferiblemente para realizar acciones de salvamento de personas en zonas de difícil acceso.

El objetivo final de esta misión, patrocinada por Red Bull Stratos, ha sido, aparte de batir los récords mencionados anteriormente, probar una nueva generación de trajes espaciales que permitirán en el futuro próximo los vuelos tripulados sub-orbitales para turistas.

En este vídeo se puede ver un resumen de más de doce minutos del salto de Felix Baumgartner:

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«