Gadgets para manejar el móvil a distancia: Google Glass y Apple iWatch

No llegan los primeros, pero es muy probable que acaben marcando la pauta. Google y Apple trabajan en dos dispositivos que prometen revolucionar la forma en la que el usuario interactúa con su móvil, una especie de extensión de sus dispositivos que permite acceder a gran parte de las funcionalidades del «smartphone» sin sacarlo siquiera del bolsillo.

En este sentido, los de Mountain View parecen llevarse la palma. Project Glass representa el sueño de todo adicto a la tecnología: unas gafas, que incorporan una cámara y una pequeña pantalla translúcida en la lente derecha, capaces de reconocer nuestras órdenes de voz, nuestra posición y usar la realidad aumentada en su favor.

El proyecto lleva en desarrollo dos años y el kit para los programadores que exprimirán las posibilidades del aparato ya está disponible por 1.500 dólares (poco más de 1.140 euros). Google espera llevar el dispositivo al consumidor final en algún momento del año que viene y a un precio algo más barato. Aún con todo, la tecnológica no ha dudado en poner los dientes largos y ya ha lanzado varios vídeos demostrando las posibilidades del aparato, algunas de ellas casi de ciencia ficción. A saber, acceder a correos electrónicos, tomar fotografías, grabar vídeos y compartirlos, hacer videoconferencias, comprar unas entradas, utilizar Google Maps o informarse de las últimas novedades en cuanto al tráfico. Y son solo algunas de las posibilidades.

Consciente de que el éxito no está asegurado, el cofundador de Google, Sergey Brin, al que ya se le ha visto deambular por Manhattan con las gafas, destaca que el nuevo dispositivo ofrece un nuevo tipo de «libertad» a los usuarios y les aleja de la tiranía de estar mirando constantemente el móvil. «Es comparable al hábito de fumar. Yo tenía un tic nervioso. Pero con Google Glass, he disfrutado de explorar más el mundo», dijo recientemente Brin. Si logra tan solo la mitad de lo que se propone puede ser espectacular.

Por su parte, Apple no se ha quedado de brazos cruzados. Muchos aseguran que el rumoreado iWatch, que según «Bloomberg» llegará este mismo año al mercado, es la respuesta de los de Cupertino a Google. De un tiempo a esta parte, las noticias sobre este reloj inteligente no hacen más que sucederse. Las últimas informaciones hablan de que la compañía habría destinado a más de cien personas para desarrollar el dispositivo que, en uso junto a un iPhone o un iPad, podría desempeñar varias de las funciones de ambos.

Así las cosas, serviría como centro de notificaciones, con posibilidad de mostrar correos electrónicos y mensajes, sería capaz de hacer llamadas, comprobar coordenadas de mapas y también llevaría integrado un contador de pasos y un monitor de ritmo cardíaco, especialmente indicado para aquellos que hagan «footing». La compañía de Cupertino tiene cerca de 80 patentes con el nombre de muñeca. Una de las más curiosas, y por ahí podrían ir los tiros, es la que hace referencia a pantalla flexible y una batería que se carga mediante energía cinética.

Ver la noticia original en abc.es

Nos sentimos muy identificados con Sergey Brin en el sentido de que hemos desarrollado una adicción a consultar el teléfono móvil varias veces al día para ver si hay eventos de interés, como mensajes de texto, correos electrónicos, mensajes de Whatsapp, etc.

Si pudiéramos hacer esas tareas sin necesidad de coger el teléfono móvil, sería realmente espectacular. En este sentido, pensamos que la Google Glass sería mejor opción que el Apple iWatch, ya que manejar el reloj vendría a ser similar a manejar el móvil, sólo cambiaríamos un gadget por otro, mientras que con las gafas de Google podríamos seguir haciendo otras cosas, como caminar o hacer deporte, por mencionar algunas que no serían incompatibles con el uso de las gafas.

De todas formas, hay algunas actividades que se podrán hacer con Google Glass que son interesantes y no crearán problemas en principio, mientras que hay otras que serán problemáticas.

Sacar fotografías o grabar vídeos podrían ser actividades que se podrían compaginar con hablar con otras personas, conducir, atender una presentación o una conferencia. Pero hay otras muchas actividades que serían más problemáticas, ya que distraerían nuestra atención y podrían provocar problemas, según dónde estemos y lo que estemos haciendo en cada momento.

Por ejemplo, leer el correo electrónico mientras conducimos podría ser peligroso. Ver un vídeo mientras atendemos una conferencia, claramente sería una actividad inadecuada, puesto que desviaría nuestra atención.

Además del problema que se plantea en cuanto a la seguridad personal, por ejemplo si vamos conduciendo, también habría que considerar cómo se sentirían otras personas que estuvieran hablando con nosotros mientras llevamos las Google Glass. Estas personas se preguntarían si estamos con ellas o estamos además navegando por Internet sin prestar toda nuestra atención a la conversación.

Pensamos que cuando Google Glass salga a la venta habrá mucha controversia, pues seguramente se prohibirá su uso en muchos sitios, algunos por seguridad, otros por privacidad.

En cualquier caso, como sucede con todo avance tecnológico, habrá personas a favor y personas en contra, pero nadie puede dudar de que este nuevo gadget de Google revolucionará nuestra vida diaria, esperemos que para bien.

Nos gustaría conocer vuestra opinión. ¿Os sentiríais agusto hablando con una persona que lleva puestas las Google Glass? ¿Llevaríais puestas las gafas de Google mientras conducís?

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«