Golpes en la cabeza: peligrosos y complejos

No hay humano en el mundo que se haya librado de sufrir alguna vez  golpes en la cabeza, y máxime siendo niños, todos hemos pasado un rato de llanto desesperado tras golpearnos con una ventana, una puerta, o jugando con un amigo. Los que han practicado deporte también saben que es fácil exponerse a estos accidentes, ya sea por un choque fortuito, o por un balonazo inesperado. Y a cualquiera edad, en el lugar más seguro de nuestra casa podemos se golpeados por un objeto que cae o, quizá tras una caída por desmayo. Así cualquiera diría que fueran tan peligrosos.

Cualquier golpe en esa región puede ser peligroso, aunque afortunadamente la mayoría no lo es. El cerebro es un magma blanco; un órgano delicado y vulnerable. Pese a que está protegido por el cráneo, los movimientos rápidos de la cabeza hacia adelante y atrás, o los zigzagueantes, pueden hacer que el cerebro se estrelle contra su caja ósea.

Incluso las lesiones suaves de este tipo pueden producir alguna clase de lesión. Cualquiera que haya tenido un golpe en la cabeza debe buscar atención médica inmediata, sin importar lo insignificante que parezca el accidente.

La fuerza del impacto puede causar un giro en el cerebro y dañar nervios y tejidos. Los afilados cantos del interior del cráneo pueden romper las venas y arterias que corren a través del cerebro, permitiendo una hemorragia.

Fuente: BBC

Cuando niña escuché que si te das un golpe en la cabeza, no debes dormirte o podrías no volver a despertar. Ni qué decir tiene, que como buena hipocondríaca, aquéllo se me grabó a fuego en la memoria, y ahora lo paso realmente mal cuando alguna vez me doy golpes en la cabeza. Y es que la precaución no es para tomársela  a la ligera, deportistas y héroes acostumbrados a librar mil batallas tanto físicas como psicológicas han perdido la vida de la manera más tonta tras recibir golpes en la cabeza. Por eso nunca está de más que un médico nos examine, dejando de lado los temores y la verguenza.

Según los expertos, esa delicada y maravillosa máquina que es el cerebro, puede reaccionar mal ante un suave movimiento. Y es que su estado libre en la caja craneal no evita que choque y se golpee contra sí mismo sí recibe un movimiento brusco. Aunque la mayoría de las veces no sucede nada, cuando recibamos golpes en la cabeza, es preciso tomar precauciones y no descuidar la vigilancia médica aunque nos sintamos bien. De 48 horas es el plazo que el cerebro nos da para confirmarnos si el golpe le ha afectado o todo está bien, por lo que no hay que bajar la guardia.

Los típicos síntomas como vómitos, pérdida de conciencia, mareos, vértigos, o dolor de cabeza, tras un golpe recibido en un plazo de 48 horas anteriores, pueden indicar que hay daño en el cerebro y debemos ir a urgencias. No obstante, mánten la calma, ya que también son síntomas de nerviosismo si te obsesionas con el accidente.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«