Imprimir células. Pero, ¿es posible?

Científicos de Reino Unido aseguran que es posible usar una impresora de inyección de tinta para imprimir células del ojo. Se trataría de dos células capaces de devolver la vista a personas que la han perdido por desprendimiento y daños en la retina. Las células glangionares y gliates, que transmiten información del ojo al cerebro. Aunque todavía se necesitan más ensayos, esas dos células que han sido probadas, han crecido y se han mantenido sanas. El camino es largo, pues queda por probar otras células, verificar la viabilidad de las ya creadas y comprobar cuánta es la visión que ha podido restaurarse.

La utilización de una impresora de inyección de tinta para imprimir células nuevas del ojo es posible. Esto es lo que aseguran científicos de Cambridge, en Reino Unido.

“Por primera vez nuestro estudio ha demostrado que se pueden imprimir células derivadas del sistema nervioso central maduro, como las del ojo, utilizando una impresora de inyección piezoeléctrica”.

Los expertos insistieron en que se trata de resultados preliminares y todavía hay mucho trabajo por delante. “El objetivo es desarrollar esta tecnología para que en el futuro se utilice en la reparación de la retina”.

Para los investigadores, el siguiente paso es intentar imprimir otros tipos de células retinianas, incluyendo los fotorreceptores sensibles a la luz, los conos y bastones.

Fuente: BBC

Ni la ciencia ficción podía haberlo hecho mejor. Cientos de películas nos muestran un futuro prometedor y androide donde las almas y deseos quedan aniquiliados ante lo conveniente en una sociedad donde no hay lugar para el sufrimiento porque no existe la muerte, el daño ni el dolor. No obstante, ya surgen nuevos conflictos, nuevas angustias y nuevos miedos, porque el hombre no sabe vivir sin amenazas. Necesitas las amenazas como motor para evolucionar y levantarse de la cama cada día. Ya lo dícen los pensadores, que no hay nada más invalidante que el miedo, ni más potente que el odio.

La importancia de este estudio, si es que fuera poca la oportunidad de devolver la vista a personas ciegas, y la esperanza que abre para otras enfermedades en el futuro, es que es la primera vez que se han podido imprimir células derivadas del sistema nervioso central maduro, usando una impresora de inyección piezoeléctrica. Sin embargo, la ciencia también avanza por otros caminos. La alternativa a este impresión de células existe, y se trata de los implantes de retina electrónica.

Sin embargo, aunque a todas luces, el estudio parece ser un éxito, no hay cantar victoria. Y es que una cosa es ser capaces de imprimir células, y otra distinta es que esas células realicen la labor que los médicos esperan. Nada parece indicar que no vaya a salir bien, pero aún quedan muchos pasos por dar. En siguientes fases, tendrán que examinar de qué manera crear tejidos organizados que puedan regenerar el ojo y, lo básico, restaurar la vista. Conos y bastones son células fotosensibles que reciben la luz y permiten ver en color. A por ellas van ahora los científicos.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«