Ir al baño, actividad sostenible

Cuando decimos que todo, absolutamente todo se puede aprovechar no lo decimos a lo loco. Está comprobado que hasta lo más mísero y denigrado del mundo hay quien le saca beneficio. Con crisis o sin crisis, aquéllo que se aprovecha y, si me apuras, todo aquéllo que se recicla nos beneficia a todos. La basura no es buena, a nadie le gusta vivir rodeado de basuras, no tenemos donde almacenarla ni sabemos qué hacer con ellas. Hasta que sale alguien y tiene una brillante idea. Ahora hasta ir al baño es una actividad sostenible, gracias a investigadores de Singapur.

Un equipo de la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur tiene la tarea de hacer que la ciudad sea más sostenible.

Los investigadores descubrieron que todo lo que cae en un retrete… puede convertirse en algo útil. Con esta idea crearon un retrete capaz de convertir los desperdicios humanos en energía.

Fuente: BBC

Aunque no explican demasiado acerca del invento, lo cierto es que tampoco es para extrañarse. A fin de cuentas, de toda la vida nuestros abuelos y padres del campo, han sabido emplear los excrementos de los animales como fertilizantes para la tierra y que salgan de ella hermosos y sabrosos cultivos. Aunque a simple vista el tema puede resultar escatológico, muchos embutidos están elaborados con materias cercanas a los excrementos del cerdo.

Aunque ingeniosa y útil, la idea que han tenido estos investigadores de la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, no ha sido tan exclusiva. Anteriormente ya han pensado en sacar provecho de tan útil desperdicio, y en Reino Unido, en concreto en el condado de Oxfordshire, hay familias que están recibiendo en sus hogares el gas procededente de sus cloacas. Y es que la materia fecal, tratada, puede generar biogás.

Así que  a partir de ahora, cuando tengan que insultar a alguien olvídense de menospreciarle haciendo referencia a esta materia, ya que ir al baño se va a convertir de aquí a poco tiempo es una actividad demandada, y valorada. A la vista de sus beneficios lo afirmamos. Se acabó aquéllo de “tú no vales ni una…”ejem,…, eso.

Hace años conocimos así de pasada que en Japón, creo recordar que en unos hoteles, habían instalado unos retretes que eran la mar de educados. Tanto así que recibían con un amable saludo al visitante, y al marcharse incluso le daba las gracias, mostrándose el retrete agradecido por haber recibido sus desechos. Si tiempo atrás los hombres buscaban tesoros en una mina, ya me veo a los tunantes de turno secuestrando las cloacas en busca del nuevo petróleo. Ya no va a poder uno quedarse tranquilo ni cuando vaya  a ir al baño.

Aunque eso sí, por fin tenemos excusa para encerrarnos en el baño, y tirarnos allí la mañana entera, y es que estamos abasteciendo de energía a la ciudad. Excusas nunca faltan. Sólo hay que esperar a que el nuevo sistema se expanda a otros países. Por el momento, Singapur y Oxfordshire ya gozan de él.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«