No hay razones conocidas que lo fundamenten, pero Islandia se ha llenado de libros convirtiéndose en el país de los escritores. No es que los escritores más afamados se hayan trasladado hasta Islandia enamorados por la belleza inspirativa de sus rincones, aunque bien podrían hacerlo. Tampoco es que haya ventajas fiscales en este país que fomente que un escritor decida publicar sus relatos desde allí o que la gente encuentre un estímulo económico en la publicación de libros. Pero sea por lo que fuere, las estadísticas dicen que allí, una de cada diez personas publican un libro.

Islandia está viviendo un auge de libros. Esta nación de poco más de 300.000 personas tiene más escritores, más obras publicadas y más libros leídos per cápita que cualquier otra nación del mundo.

“¿No los vuelve muy competitivos?”, le pregunto al joven novelista Kristin Eirikskdottir. “Sí. Sobre todo porque yo vivo con mi madre y mi pareja, que también son escritores de tiempo completo. Pero tratamos de publicar en años alternos, así que no competimos demasiado”.

No es de extrañar que JRR Tolkien y Seamus Heaney se sintieran extasiados con este país, y la Unesco designara a Reykjavik como Ciudad de la Literatura.

Fuente: BBC

Ahora que he leído esta noticia creo que la voy a tomar en cuenta como una revelación, como un mensaje divino que está dando una señal de qué camino seguir para convertirme en la gran escritora que siempre quise. Me falta inspiración, o más que inspiración, seguridad, o hasta ahora tranquilidad. ¿Será que todos estos ingredientes de escritores los reúne Islandia. Algo debe de tener para que las letras encuentren en esta isla volcánica tanto espíritu aventurero y soñador, además de la imprescindible voluntad de hierro para sentarse frente al escritorio y plasmarla en papel.

Los novelistas, historiadores, poetas y soñadores de todos los tiempos, desconozco si soñaron alguna vez con un país de escritores. Y es que muchos de ellos, incomprendidos del mundo, se han sentido apátridas en repetidas ocasiones. Y resulta que estaba ahí, delante de nuestros ojos, Islandia el país de los escritores, donde hay más libros que personas, y donde cosas raras donde las haya, la vocación se contagia en cada esquina, con familias enteras de escritores. Quien pillara ese virus del don para la escritura en lugar de el de la gripe.

Varias veces me planteé, y me consta que a algún que otro romántico intelectual se le ocurrió el mismo deseo, que por qué no organizaban un reality show donde, en lugar de convivir Grandes Hermanos, o famosos en estado salvaje, conviviesen en su día a día frente  a nosotros, compartiendo sus sueños y sus talentos, sus bloqueos y sus flaquezas un grupo de escritores. La experiencia no carecería de interés, aunque a lo mejor, sí de la morbosidad que nos regala la convivencia planificada de los hombres y mujeres más carismáticos del panorama de gamberros españoles y del mundo. No habría tantas peleas ni rencillas. O tal vez sí, quién sabe.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«