La apiterapia y sus beneficios médicos

Desde tiempos bíblicos se ha hablado de los beneficios que traen a la humanidad estos insectos pequeñitos, por ejemplo la dulce y saludable miel, sin embargo el veneno que poseen llamado apitoxina también puede reportarnos múltiples beneficios a pesar de ser un veneno.

Donde sí se ha mostrado empíricamente efectiva la apiterapia es en el tratamiento de hernias discales, dolores de espalda, artritis o artrosis. No en vano, el apicultor, acupuntor y apiterapeuta Pedro Pérez llegó a tener un año de lista de espera en su consulta de Alcalá de Henares (Madrid) para atender a la multitud de pacientes que reclamaban sus servicios. Personas que procedían de todos los puntos de la geografía española.

Pérez se dio cuenta, hace 34 años, que los apicultores no padecían ni ciática ni lumbalgia, y todo porque, de vez en cuando, las abejas que tenían a su cuidado les picaban. Fue por aquel entonces cuando empezó a aprender apicultura y acupuntura, encontrando una relación directa entre ambas.

A base de experiencia, este apiterapeuta ha ido mejorando la técnica y tratando a pacientes con dolores de todo tipo. “El veneno de abeja es antiinflamatorio, mejora la conexión entre las células y fluidifica la sangre. Para los problemas que tienen un origen tensional o inflamatorio va muy bien”, arguye.

Fuente: La Vanguardia

Además se han realizado estudios para ver su efecto en la esclerosis múltiple y el parkinson, La fase I de un estudio realizado en el centro médico de la Universidad de Georgetown, en Washington, DC, financiado por la Asociación de Esclerosis Múltiple de América  y además  un estudio supervisado por la Universidad de las Ciencias de la Salud de Allegheny (Allegheny University of the Health Sciences), en Filadelfia no tuvo resultados positivos en las pruebas en ratas con esclerosis múltiple (encefalomielitis en ellas).

Sin embargo hay más esperanzas en los estudios de personas con Parkinson ya que la apamina que es un componente principal de la apitoxina ayuda a frenar la degeneración de las neuronas dopaminérgicas. A pesar de ello existe muy poca investigación respecto a su influencia en otras enfermedades.

Seamos precavidos con el tratamiento

Es sabido que la apitoxina es un poderoso antiinflamatorio y el propóleo, que es otro producto “api”, antiinfeccioso. Por esta razón tiene un gran éxito la apiterapia y sus beneficios se reflejan en el tratamiento de la artritis y artrosis, y todas las enfermedades que nos produzcan dolor e inflamación.

Existen muchas personas que pueden decir que tienen los conocimientos apropiados para tratar enfermedades con este producto pero la verdad es que debemos ser cuidadosos pues no todos soportamos el veneno, puede que una persona llegue a morir por un shock anafiláctico. Seamos cuidadosos con el esta clase de tratamientos alternativos y naturales.

En el futuro no muy lejano si la apitoxina llega a tener buenos resultados será una fuente de trabajo y  rentas para empresas farmacéuticas y apicultores. Así que la próxima vez que una abeja pierda la vida picándole agradezca los beneficios médicos que le pueda reportar.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«