La aplicación japonesa LINE le come el terreno a la aplicación americana Whatsapp

Pagar o no pagar. Era una de las cuestiones. Pescando el las aguas turbias tras la polémica en torno al cobro en WhatsApp, el servicio de mensajería instantánea Line, que se convirtió en la aplicación más descargada en la tienda de Google, ha alcanzado los 10 millones de usuarios sólo en España.

La compañía nipona ha invertido tiempo y dinero en propagarse entre los «smartphones». Presentaciones en los mercados con gran empuje como España, campañas publicitarias en televisión en la que el peculiar sonidito del servicio se ha instalado en la cabeza de los usuarios o una paciente espera le ha valido para hacerle frente al rey de la mensajería instantánea.

De esta manera, se confirma así el éxito de la aplicación, que poco a poco está recortando las distancias con WhatsApp, que continúa como líder global. Para celebrar los 10 millones de usuarios, Line regala una colección de sus conocidas «stickers». En las últimas semanas la polémica en torno a WhatsApp y la finalización de su periodo de prueba gratuito en Android ha provocado que Line gane popularidad. Muchos usuarios han decidido probar la juguetona aplicación como alternativa, apostando por su modelo gratuito y por sus posibilidades.

Ver la noticia original en abc.es

La aplicación Line está ganando adeptos en todo el mundo gracias a la torpeza de Whatsapp, que ha pretendido cobrar por utilizar su aplicación después de dejar mucho tiempo a los usuarios utilizarla de forma gratuita.

La filosofía de partida de Whatsapp era no incordiar a los usuarios con la publicidad en la aplicación. Por esa razón, dejaban utilizarla gratuitamente durante un año con la esperanza de que los usuarios pagarían por utilizar el programa una vez agotado dicho periodo gratuito.

El problema es que el porcentaje de personas dispuestas a pagar por seguir utilizando Whatsapp es mucho, pero mucho menor del esperado por la empresa americana. No se puede dar una aplicación de forma gratuita durante tan largo tiempo y esperar que después los usuarios paguen de forma masiva por utilizar lo mismo que tenían de forma gratuita.

El problema real para Whatsapp es que le ha salido un serio competidor llamado Line, que ha manifestado a los cuatro vientos que su aplicación será gratuita de por vida. Si a ese hecho le añadimos que Line permite llamadas telefónicas gratuitas por VoIP, la fosa para Whatsapp está lista y preparada.

Recientemente los inversionistas de Whatsapp le pidieron a la compañía que comenzase a producir beneficios de manera inmediata. Mucho nos tememos que el resultado de tal apremio ha sido el contrario del deseado.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«