Es propia de la ciudad a la que ha hecho precisamente batir el récord. La morcilla de burgos tiene su fama, y bien merecida. Pero ahora ya no es sólo un producto alimenticio delicioso y de la más amplia calidad, sino que además, cuenta con el reconocimiento mundial no ya  a su sabor, sino  al tamaño. Cualquier cosa vale para que semejante tesoro sea conocido mundialmente. Aunque todo esto, todavía es un deseo, a la espera de que sea finalmente reconocida en el Guiness. Más de quinientos voluntarios han trabajado en los 187,2 metros de largo de morcilla que han dado para 4.200 pinchos.

Esta iniciativa ha formado parte de las actividades de Burgos como Capital Española de la Gastronomía en 2013 y ha coincidido con el Día Mundial de la Tapa.

La morcilla gigante se ha elaborado con 220 metros de tripa natural de vacuno y ha requerido 300 kilos de masa, que tras la merma por la cocción, ha quedado en un peso de unos 250 kilos.

Para la elaboración de la masa, según ha explicado el presidente de la asociación de fabricantes de morcilla, Roberto Dasilva, se han utilizado 130 kilos de la cebolla horcal, una variedad autóctona, 50 de arroz bahía extra, 40 de manteca de cerdo, 40 litros de sangre de cerdo, 7 kilos de especias y 3 de sal.

Fuente: Actualidad Orange

Desconozco si esta noticia habrá tenido alcance para él, o ni siquiera si seguirá vivo. Ójala que sí a ambas cuestiones. Y es que saber que el lugar de más prestigio de la morcilla, la cuna de este exquisito embutido, Burgos, ha protagonizado un hito como éste seguro que le ha llenado de orgullo. Me estoy acordando de un señor, muy anciano, que apareció en los telediarios hace ya algunos años, precisamente por su avanzada edad. Sin embargo, aquél abuelito de España, realmente estaba hecho un chaval. El secreto, según él, las morcillas.

No recuerdo si este señor era de Burgos, pero sin duda sé que probaría, y quién sabe si lo ha hecho, esta impresionante y gigantesca morcilla de Burgos. A juzgar por las veces que repitió que su truco de eterna juventud era comer mucha morcilla,  a buen seguro que más de uno querría contratar a los autores de este récord para encargarle unas cuantas y sabrosamente olorosas morcillas.

Lo mejor del récord, que ya sabremos si lo es o no finalmente, aunque parece que sí, al haber superado con creces la barrera de 150 metros que le exigían, es que ha servido, además de para gloria de Burgos y de sus cocineros y gastrónomos, para una obra benéfica. Los beneficios de los pinchos de morcilla, que fueron entregados en cantidad e 4.200 a los vecinos que se acercaron  a degustarla, se han destinado a Cruz Roja y a la Asociación Aspanias que cuida de personas con discapacidad intelectual.

Ahora sólo queda que el Ministerio de Agricultura finalice la tramitación para dotar a la morcilla de una indicación geográfica que le concederá el reconocimiento que merece.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«