La ONU insta al Vaticano a no Encubrir los Crímenes Sexuales

En el comunicado con las Observaciones finales sobre el Segundo Informe Periódico de la Santa Sede, la ONU insta al Vaticano a no encubrir crímenes sexuales perpetrados por años a miles de niños alrededor del mundo, por sacerdotes parroquiales. En sus conclusiones destaca el hecho de que la Santa Sede ocultó a los culpables con la excusa del secreto de confesión.

En el comunicado la ONU informa que existen documentos en los que se felicita a monjas y sacerdotes por su negativa en la colaboración con las autoridades policiales de los países en los que se comete estos crímenes sexuales. Además de tener constancia de amenazar a los sacerdotes con su excomunión si hablaban al respecto o si denunciaban a los culpables.

“La libertad de los niños contra todas las formas de violencia

El Comité acoge con satisfacción la indicación de que la Santa Sede presta especial atención a la promoción de la dignidad de las mujeres y las niñas. Sin embargo, dada la magnitud y el devastador impacto de la violencia doméstica en los niños y el hecho de que la violencia doméstica a menudo tiene un componente de género , al Comité le preocupa seriamente que durante la Comisión de 2013 sobre la Condición de la Mujer, la Santa Sede se opuso a un proyecto de texto final que se propone que la religión, costumbre o la tradición no debe servir de excusa para que los Estados evadan sus obligaciones de proteger a las mujeres y a las niñas de la violencia.”

Fuente: Convention on the Rights of the Child

Lastimosamente hemos de admitir que por varios años hemos sabido de esta clase de abuso por parte de clérigos, personas a las que confiamos nuestra fe y salud espiritual, el Vaticano no puede ocultarse detrás de una excusa tan falsa como es el secreto de confesión para dejar impunes estos crímenes.

Si el Vaticano dice que la ONU se está entrometiendo en la forma en que la iglesia católica, como forma de adoración a Dios, interpreta las escrituras, entonces deberá aceptar que la ONU se preocupa por la defensa de los derechos humanos y la dignidad, salud mental, emocional y espiritual de los niños que han sido abusados o maltratados. Lo que claramente sería una falencia en su trabajo como columna en la guía espiritual de la sociedad.

La Santa Sede no ha ocultado solamente crímenes sexuales sino que además hay casos de secuestro y rapto de neonatos, para cederlos a padres extranjeros mediante sistemas de adopción, obviamente sin la autorización previa de los padres biológicos, la ONU está exigiendo la ayuda de la Santa Sede en las investigaciones correspondientes y la solución de los casos.

¿Acaso la Biblia dice que los “guías religiosos” están fuera de la ley? ¿No dijo Jesús, que las cosas de Cesar (refiriéndose a las autoridades gubernamentales) a Cesar y las cosas de Dios a Dios?, ¿entonces, por qué estas personas enfermas han escapado a ambas legislaciones?


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«