No es que no exista la seriedad en Corea, es que se lo pueden permitir. Y así, uno de los países donde los ciudadanos gozan de mayor seguridad, presume de los nuevos uniformes de los agentes de la policía a ritmo de rap. No es que se hayan vuelto bailones, aunque a este pas quién sabe. Es una muestra de gratitud y también estrategia de marketing, y es que el diseñador de sus trajes es el artista rap “Psy”.  La música de fondo del desfile fue, claro está, el último éxito discográfico de Psy.

Unos cien efectivos -mujeres y hombres- conforman la primera unidad de policías turísticos, creados para proteger a los visitantes de abusos comunes como el cobro excesivo por artículos y servicios. La unidad “no fue creada porque el país es inseguro”, afirmó a los reclutas Lee Charm, presidente de la Organización Coreana de Turismo, sino para “promover lo seguro que es”.

Fuente: BBC

Menuda envidia que hemos sentido quienes hemos leído esta noticia y es que, si bien, a estas alturas ya poco nos asombra que los agentes del orden se tomen la vida con humor, a la vista de aquél vídeo de los jóvenes militares en Afganistán, lo que sí despierta mi más absoluta admiración es la seguridad de la que, según dicen, gozan los ciudadanos que viven en Corea. Cualquiera podría envidiar vivir en un lugar donde puedes pasear por las calles sin temor no sólo a que no te asalte un malhechor, sino que además, estar seguro de que nadie querrá darte gato por liebre mediante timos.

Se trata de la policía turística coreana. Y desde luego que deben ser los agentes mejor preparados, pues no sólo protegen las calles de bandidos, lo cual ya es para venerarles, y darles las gracias, sino que además, saben hablar idiomas, un requisito que aunque se desea en todos los países para los altos cargos, no siempre se cumple. A diferencia de otros vecinos, los coreanos pueden permitirse lucir sus uniformes último modelo y hacerlo al ritmo que mejor les escenifique porque no deben nada a la ciudadanía.

El panorama no precisamente gemelo de otros países donde jueces, magistrados y otros cargos, se reparten la tarta del poder y el lujo mientras el resto, a quienes hipotéticamente sirven, se encuentran en la más absoluta indefensión. El presidente de la Organización Coreana de Turismo dice ni creamos que este cuerpo de policía ha sido creado porque existan problemas de inseguridad, sino todo lo contrario. Vuelvo a repetir que menuda envidia. En otros países a la postre más desarrollados, no sólo tenemos agentes prepotentes e incompetentes, sino que observamos cómo la vida se desarrolla con lujo para quienes ocupan puestos jurídicos a la par que asesinos y violadores campan a sus anchas. Ciertamente, esto sí que sería “seguridad ciudadana“, y todavía son capaces de decirlo y todo. Quién viviera en Corea!


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«