La prepotencia sale cara a los delincuentes

Es difícil aclarar si los delincuentes son cada días más tontos, o los policías más listos, cosa esta última que evidentemente nos tranquiliza y nos gusta. Pero sí que tengo claras dos cosas, y es que los policías son muy orgullosos, y que la prepotencia puede salirle muy cara al delincuente. Es el caso de Luis Enrique Rodríguez, un joven de 18 años que tan orgulloso se sintió cuando supo que su fotografía figuraba entre los delincuentes buscados por delitos de vandalismo en Facebook, que no tuvo otra ocurrencia que marcar un “Me gusta” en su foto en el propio muro de la policía.

El departamento de policía de Huntington Beach publicó en Facebook las fotos de los 25 sospechosos devandalismo después de un torneo de surf. Los agentes, que pedían ayuda a los ciudadanos para identificar a los jóvenes buscados, pudieron localizar dos días después a Luis Enrique Rodríguez, de 18 años, ya que un amigo suyo compartió la imagen en su perfil y el sospechoso marco la fotografía como “me gusta”.

El acusado incluso publicó en su propio perfil de la red social una imagen en la que está sentado encima de un coche patrulla, ese mismo día, “o al menos con la misma ropa”.

Según cuenta Laist.com, Rodríguez está acusado de escribir “joder a los cerdos” en coches patrulla de policía que acudieron a la escena de los disturbios.

Fuente: La Vanguardia

Exhibicionismo que se castiga

Uno de los mayores pecados de los delincuentes, además claro está, del hecho cometido, es precisamente lo que les lleva a la perdición, el narcisismo. Una afán enfermizo por sentirse protagonista y una vanidad extrema que le hacen creerse en máximo poder sobre la tierra, hasta el punto de convertir el hecho delictivo en un juego de constante desafío hacia la policía. Es preocupante,  el cómo piensan los jóvenes y cómo ven el mundo.

No diremos que las tecnologías tengan la culpa de ello, porque también son de extrema ayuda. Lamentablemente, ayudan tanto para bien, como para mal. Y es que como decía Guillermo de Baskerville, en El Nombre de la Rosa,  es necesario conocer también las herramientas del mal, para hacerles frente y pensar de qué modo pueden usarla los malvados. Nada es malo en sí mismo, sino que depende del uso que le damos.

Las redes sociales sirven

La actitud fanfarrona de este vándalo, orgulloso de ver su imagen retratada como un delincuente buscado por su implicación en unos incidentes vandálicos, contribuyeron a que los agentes, pudieran localizarle y detenerle. Así pues, bienvenidas sean las redes sociales. Y habrá que darles hasta las gracias al delincuente por ser tan falto de inteligencia. Ciertamente, nuestro cerebro, en vez de evolucionar, está involucionando. Cada vez somos más tontos.  Y las redes sociales contagian la fiebre. ¿Habrá antídoto contra ella?


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«