Cándice lo tenía todo para despertar la admiración de los hombres, era una joven rubia, delgada y con unos pechos de ensueño. Sin embargo su sueño, era tener una imagen fuerte y su afición a los esteroides han hecho una increíble metamorfosis en su cuerpo. Si la mayoría de las mujeres tenemos pánico a engordar, esta muchacha con los esteroides no sólo ha perdido su figura femenina, sino que además ha terminado prácticamente convertida en un hombre. Y todo ello sin pasar por el quirófano. No obstante, Cándice no ha dejado el tratamiento, y parece resignarse a convertirse en chico.

De acuerdo con información publicada por el diario inglés Daily Mail, Candice Armstrong, de 28 años de edad, era una delgada rubia que trabajaba como camarera en Walthamstow, Londres; pero todo cambió cuando comenzó a consumir esteroides y no controlarse, terminó pareciendo un descomunal muchacho, moreno y lleno de músculos.

La joven explica que su intención no era convertirse en hombre, pero una vez que empezó a consumir los esteroides no pudo parar. Los efectos secundarios en el cuerpo de Candice fueron muy graves; exceso de vello corporal, acné.

Fuente: El solonline

En la caja de anticonceptivos orales que yo utilizo lo pone claramente: “Si son consumidor por hombres, puede producir, como efecto secundarios, alteraciones hormonales que den lugar a la aparición de signos sexuales femeninos”. Entonces, ¿de qué nos quejamos? Es sabido, y los que se dedican al ámbito del culturismo deben estar en ello más instruídos que yo, que tomar sustancias anabolizantes provoca una larga lista de efectos indeseables en quien los toma, ya sea hombre o mujer, el consumidor pierde totalmente su identidad.

Se ha hablado en ocasiones, de que el abuso de estas sustancias, además de provocar un efecto artificial y difícil de solucionar a largo plazo en nuestra musculatura, y de suponer un atentado a nuestro corazón, trae consigo una revolución hormonal. Si eres hombre, échate  a temblar, ya que los niveles de testosterona descienden, y los órganos sexuales pueden disminuir su tamaño. Si eres mujer, ya estamos comprobando las consecuencias.

Como dirían los antiguos, los hombres deben ser hombres, y las mujeres hembras. Y sin ánimo de ofender la moral de las feministas que me lean, pero, ¿Para qué narices quiere una mujer tener músculos? Estoy segura que la mayoría de los hombres prefieren a esas rubias de pechos curvados como asegura Cándice que era ella antes. Aunque a la muchacha no parece alterarle la vida demasiado eso de haberse metamorfoseado en el sexo opuesto. De entrada dice que va a seguir tomando los esteroides. Y que pasar por el quirófano para recuperar su feminidad, ni se asoma por su cabeza.

La transexualidad de los esteroides era sospechada, y pruebas sobran para afirmarlo. Así que antes de meterse sustancias raras en el cuerpo, analicen bien sus efectos. Y plantéense su estilo de vida y sus inquietudes personales. Aunque no dudamos de la vocación de Cándice, y seguro que será feliz. Porque sobre gustos, no hay nada escrito.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«