La Tuberculosis se hace más frecuente y más resistente a los fármacos

Cincuenta años sin nuevos medicamentos, millones de vidas, tratamientos tóxicos que someten a cada paciente a casi dos años con decenas de miles de pastillas y cientos de dolorosas inyecciones. Esta es la crónica actual de la tuberculosis. Y a todo se añade la aparición de cepas multirresistentes a todos los medicamentos.

Porque, como advierten muchas organizaciones, la prevalencia de la tuberculosis multirresistente, es mayor de lo que la Organización Mundial de la Salud estima, que la sitúa en de un 5% (unos 630.000 casos en 2011). Sin embargo, de acuerdo con un informe que publicado en The Lancet, la realidad es bien distinta: prevalencia sería de hasta diez veces mayor en algunos lugares.

Así lo está atestiguando Médicos Sin Fronteras, que está viendo un incremento sin precedentes del número de personas con tuberculosis multirresistente en todo el mundo, encontrando resistencias a los fármacos no sólo entre los pacientes tratados sin éxito con anterioridad, sino también en nuevos pacientes diagnosticados con TB por primera vez – un síntoma que evidencia que la tuberculosis multirresistente se transmite sin control en algunas comunidades en las que trabajan.

La Tuberculosis es Infecciosa y Letal

De no tratarse, denuncian, esta enfermedad infecciosa es letal. «La tuberculosis farmacorresistente es la más difícil y costosa de tratar y, a menudo, la más fatal». Según Tracy Dalton, de los Centros de EE.UU. para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), los datos son especialmente preocupantes en las zonas con menos recursos y con menor acceso a las terapias eficaces.

Hasta ahora, la tuberculosis extremadamente farmacorresistente se ha identificado en apenas 80 países en todo el mundo, pero su prevalencia exacta no está clara. El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), alertaba hace poco sobre que la TB multirresistente,y la TB extremadamente resistente, estaban aumentando en la UE: «así, un 4,6 por ciento de los pacientes con TB fueron diagnosticados con el tipo multirresistente en 2010, y sólo el 30 por ciento fue tratado con éxito; además, la proporción de pacientes con TB extremadamente resistente se incrementó de 8,2 a 13,2 por ciento, entre 2009 y 2010», advertía el director del ECDC, Marc Sprenger.

Además, como denuncia MSF, el número de personas que reciben tratamiento para la TB multirresistente en todo el mundo sigue siendo alarmantemente bajo (menos de una de cada cinco personas afectadas que lo necesitan). Y otros de los retos consiste en adaptar el tratamiento para su uso en niños que han contraído la infección. Se requiere mucho más apoyo político y económico de parte de la comunicad internacional para subsanar el problema.

Ver la noticia original en abc.es

La Tuberculosis es una enfermedad altamente contagiosa y se está haciendo resistente a los fármacos habituales. Por esa razón, los laboratorios especializados están a punto de aprobar dos nuevos medicamentos, bedaquilina y delamanida, que se espera que salgan pronto al mercado y que su uso combinado sea un remedio eficaz contra esta terrible enfermedad.

Hay quien dice que dado que la tuberculosis parece una enfermedad que sólo padecen personas de las capas sociales más bajas en los países más pobres, no hay un empuje suficientemente fuerte por parte de las organizaciones mundiales de la salud.

Este planteamiento tiene dos problemas. El primero es pensar que hay personas de primera y segunda fila, cuando no debería ser así. Todas las personas deberían ser iguales para la ciencia, para la medicina y para los estamentos oficiales que velan por la salud mundial. En segundo lugar, hay que tener en cuenta que el mundo actualmente es una aldea global. Un infectado de tuberculosis puede coger un avión y producir miles de infecciones en otro lugar cualquiera del mundo en muy poco tiempo.

Por tanto, hay que animar a las organizaciones mundiales que velan por nuestra salud para que se tomen en serio esta enfermedad infecciosa y pongan todos los medios para erradicarla de la humanidad. De lo contrario, se podría producir un repunte de la enfermedad, lo que podría dar lugar a nuevas epidemias que luego son más difíciles de erradicar.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«