La vida en el espacio debilita el sistema inmunitario humanoA raíz del descubrimiento de que la vida en el espacio debilita el sistema inmunitario de los astronautas, una serie de científicos ha analizado células humanas que flotaron en microgravedad durante un tiempo en la Estación Espacial Internacional. Este experimento ayudará a descubrir qué enseña a nuestras células a reaccionar ante las enfermedades, y cómo lo hacen.

Los investigadores han descubierto que la vida en el espacio debilita el sistema inmunitario de los astronautas. Estos descubrimientos están proporcionando claves sobre cómo enfrentarse en la Tierra a las enfermedades antes de que aparezcan los síntomas.

Desde que los primeros humanos se aventuraron en el espacio sabemos que los astronautas pueden padecer infecciones comunes que un humano sano en la Tierra superaría fácilmente. Hasta ahora, no estaba claro qué era lo que impedía que el sistema inmunitario de los astronautas funcionara con normalidad.

En 2006, el astronauta de la ESA Thomas Reiter, llevó a cabo un experimento en la Estación Espacial Internacional utilizando la incubadora espacial Kubik de la ESA. Se permitió que un grupo de células humanas del sistema inmunitario flotara en microgravedad, mientras que otro grupo se mantuvo en una centrifugadora para simular gravedad. Las células se conservaron para su posterior análisis en la Tierra.

Finalmente, las células que experimentaron gravedad simulada, como si estuvieran en la Tierra, parecían gozar de buena salud en comparación con las que habían estado en ingravidez.

Comparando las muestras, los investigadores vieron qué hacía que las células del sistema inmunitario no funcionaran adecuadamente. En ausencia de gravedad, un transmisor específico de las células, llamado sistema Rel/NF-κB, deja de trabajar.

“Normalmente, cuando nuestros cuerpos detectan una invasión, se inicia una cadena de reacciones controladas por la información que poseen nuestros genes, algo similar a un libro de instrucciones”, explica en un comunicado de la ESA Isabelle Walther, investigadora que desarrolla su trabajo en Zurich (Suiza). “Encontrar qué gen hace qué, es como buscar una llave que encaje en una cerradura sin haber encontrado aún la cerradura”.

Estudiar las células que han viajado en la Estación Espacial Internacional pone a los investigadores en el buen camino para descubrir la clave de cómo trabaja el sistema inmunitario. Comparar muestras es la forma de saber dónde buscar para encontrar qué enseña a nuestras células a reaccionar ante las enfermedades, y cómo lo hacen.

Ver la noticia original en laflecha.net

Es muy interesante ver cómo la naturaleza adapta a los seres vivos al entorno en el que van a moverse. Los seres humanos no estamos hechos para vivir en ingravidez y, por lo tanto, la naturaleza no se ha tomado la molestia de proveernos de los mecanismos necesarios para que nuestra vida sea larga y saludable en el espacio.

Si ya nos resulta difícil la exploración espacial desde el punto de vista tecnológico, a ese reto se suma el hecho de que los viajes espaciales en ingravidez son muy perjudiciales para la salud cuando duran más de unas semanas.

Por tanto, para poder viajar por el espacio más allá de la Luna, los científicos además de tener que resolver temas como el de la velocidad, la energía para propulsar las naves, la seguridad frente a radiaciones y colisiones,  la alimentación de los tripulantes, las comunicaciones a larga distancia, por mencionar sólo unos pocos, tienen que preocuparse de proporcionar gravedad artificial a los tripulantes, o en su defecto, proporcionar técnicas alternativas que eviten la degradación de la salud durante los viajes espaciales.

Actualmente se sabe que en estancias prolongadas en el espacio los astronautas padecen males como la pérdida de masa ósea y la pérdida de efectividad del sistema inmunitario, pero seguro que a largo plazo habrá más problemas de salud que habrá que resolver.

No cabe duda de que a nuestra humanidad le quedan muchos decenios antes de poder estar en disposición de hacer realidad los viajes espaciales al espacio exterior.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«