Las bacterias sometidas a estrés son más resistentes a los antibióticos

Las bacterias se vuelven resistentes a los antibióticos cuando están “estresadas”, según han descubierto Investigadores de Universidad de California en Irvine (Estados Unidos) y la Facultad de Medicina Paris VII Denis Diderot, en París (Francia) en una investigación publicada en ‘BMC Evolutionary Biology’. En particular, estos científicos han detectado que bacterias de ‘E. coli’ cultivadas a altas temperaturas se convierten en resistentes a la rifampicina.

Las mutaciones responsables de la resistencia a rifampicina tenían efectos diferentes en otras cepas de ‘E. coli’. En cada tipo de bacteria probado en la subunidad mutada del gen rpoB de la ARN polimerasa les permitió crecer en presencia de rifampicina, a diferencia de la cepa de prueba original que no necesariamente tiene una ventaja de crecimiento a alta temperatura.

El doctor Olivier Tenaillon, que condujo este estudio, comentó: “Nuestro estudio demuestra que la resistencia a antibióticos puede ocurrir incluso en ausencia de antibióticos y que, dependiendo del tipo de bacteria, y las condiciones de crecimiento, en lugar de ser costosa de mantener puede ser altamente beneficiosa”.

En este sentido, este experto subraya que, dado que la rifampicina se utiliza para tratar infecciones bacterianas graves como la tuberculosis, la lepra, la enfermedad del legionario, y para la profilaxis en los casos de meningitis meningocócica, “este desarrollo tiene implicaciones importantes para la salud pública”.

Ver la noticia original en europapress.es

Es una noticia muy mala el hecho de que las bacterias se hagan resistentes a los antibióticos, puesto que cada vez es más difícil luchar contra ellas.

Si lo pensamos un poco, parece como si hubiera una inteligencia macabra detrás del diseño de las bacterias, el hecho de que posean genes que evolucionan para aumentar su resistencia ante la agresión de los antibióticos hace que parezca un mecanismo diseñado por una inteligencia, más que un fenómeno aleatorio de la naturaleza.

En cualquier caso, la resistencia a los antibióticos de gérmenes patógenos y bacterias es un asunto delicado, a cuya solución se están dedicando muchos esfuerzos por parte de científicos de todo el mundo. Tanta investigación seguramente redundará en los próximos años en el desarrollo de fármacos contra los que no podrán luchar las bacterias, con lo que enfermedades tan graves como las mencionadas en este artículo tendrán tratamientos mucho más efectivos.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«