Está revolucionando la red de redes con su indiscutible modo de expresar el cariño y emociones que su madre despierta en ella. Viéndola, podríamos pensar, si no fuese por su delicado y dulce aspecto, que es una madre observando emocionada a su niña haciéndose famosa en los célebres realitys de estrellas de la tele. Sin embargo, aquí se vive el mundo al revés. La protagonista del vídeo es Mary, una bebé de apenas diez meses que se echa a llorar de emoción mientras ve cantar a su madre. Cuatro millones visualizaciones ha conseguido atraer las lágrimas de Mary Lynne Leroux.

Se llama Mary Lynne Leroux y es furor en internet porque se emociona hasta las lágrimas cuando su mamá le canta “My heart can´t tell you no”, de Rod Stewart.

Mary Lynne, aunque solamente tenga 10 meses de edad es la muestra de que la música llega a conmover a cualquiera, pero en el caso de la pequeña puede observarse cómo, paulatinamente, la expresión de su rostro va cambiando, a medida que su madre avanza en la canción y la niña llega incluso a derramar unas cuantas lágrimas.

Fuente: Elsolonline

Un vínculo muy especial une a las madres con sus hijos y, es precisamente la voz, la que parece tomar el relevo de ese cordón que ata las almas como un cordón umbilical que se prolonga más allá de nuestro cuerpo. Por algo las madres, siempre han dormido a sus bebés cantándoles una nana. Y no creo que todas las madres del mundo tengan la fortuna de poseer una voz prodigiosa. Pero para un hijo, la voz es mágica, la mejor canción de cuna.

El canto de mamá, ha sido el mejor remedio contra el insomnio infantil. Tanto así que deberían inventar un CD anti trastornos del sueño con músicas de canto de mamá para los adultos que tantas veces estamos expuestos a las largas noches en vela producto del estrés y los problemas del día a día. Que si el tono, que si la melodía, son muchas las razones por las que se justifica que una voz logre provocar tantos sentimientos y emociones diferentes. Incluso inventaron la teoría de las cuerdas que, apunta en el fondo, a que una vibración puede tener su efecto hasta extremos inimaginados y en realidades más allá de las cuales podemos ver con la vista.

La música tiene un efecto emocional importante que influye en todo el ser humano y en los animales. Se han hecho pruebas en granja, donde las vacas dan mejor leche y están más relajadas cuando se les pone una música melodiosa. Y por ir más lejos, hasta escuchamos música, no sé sabe de dónde, cuando vivimos un flechazo.

La voz es una señal de identidad. Los animales reconocen las diferentes voces de sus congéneres y son capaces de comunicarse entre ellos. Y hasta los amantes de los gatos, pueden llegar a aprender a diferenciar los distintos maullidos de cada uno de los gatos que frecuenta. Tal vez por eso Mary sentía tanto mientras su madre cantaba.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«