Los Autónomos en España deberían ir pensando en preparar su jubilaciónEn plena crisis, los algo más de tres millones de autónomos que hay en España no pueden establecer miras a mediano ni largo plazo, ya que bastante tienen con poder salvar los trastos de inmediato y asegurarse los ingresos necesarios a corto plazo.

Sin embargo, los que vayan medianamente más desahogados quizá deberían empezar a pensar un poco más allá. Y es que mantener unos ingresos más o menos estables son garantía de presente, pero en ningún caso de futuro.

Según los datos oficiales de la Seguridad Social, un autónomo cobra mucho menos que un asalariado durante su jubilación. Concretamente, 358 euros mensuales menos.

Así, mientras la pensión media de un asalariado asciende a 956,19 euros, la de un autónomo jubilado apenas llega a los 598,31 euros, una diferencia que establece un claro agravio comparativo a la hora de colgar el hábito de trabajo. El motivo básica de esta diferencia reside en que gran parte de los autónomos cotiza por la base mínima, una decisión beneficiosa a corto plazo pero perjudicial a largo.

Pero, ¿son conscientes los autónomos de esta situación? La respuesta rápida es que sí, y muchos ya están tomando medidas para evitar verse en la tesitura de cobrar una pensión de jubilación muy inferior a la media.

Ante un hecho así, un autónomo cuenta con dos opciones: o se jubila más tarde, o intenta cotizar más al mes para garantizarse una jubilación digna. Por desgracia, la opción que más éxito suele tener es la primera: mientras en diciembre de 2010 y 2011 el número de autónomos jubilados crecía un 0,44%, en diciembre de 2012 este índice ha bajado hasta el 0,33%.

Este alargamiento de la vida laboral también se debe a la reforma del sistema de pensiones. Y es que, si hasta 2012 el periodo mínimo de cotización era de 15 años, a partir de 2013 comienza a aumentar gradualmente (hasta los 25 años que serán necesarios a partir de 2027).

Desde los colectivos de representación de autónomos siempre se anima a los trabajadores por cuenta propia a que eleven sus bases de cotización. Para este año, la base mínima para menores de 47 años es de 858,60 euros, mientras que la máxima se eleva hasta los 3.425,70 euros.

Ver la noticia original en elconfidencial.com

Las malas noticias nunca llegan solas. Llevamos padeciendo una crisis económica en Europa desde el año 2008 que está minando la fortaleza de la que disfrutaban las economías del viejo continente en los primeros años del siglo XXI.

Como consecuencia de la pérdida de puestos de trabajo, cada vez hay menos cotizantes a la seguridad social, pero los jubilados siguen creciendo y la sociedad sigue envejeciendo. Todas las tendencias apuntan a una situación insostenible de las pensiones en el futuro.

Todos los trabajadores deberían sentirse amenazados por esta situación, pero los autónomos con más razón, debido a que sus pensiones son inferiores a las de los trabajadores por cuenta ajena.

En cualquier caso, todos los trabajadores, autónomos o no, deberíamos ir pensando en complementar la pensión  que nos proporcionará el estado con una pensión privada si queremos mantener un nivel de vida digno.

No es de recibo estar trabajando toda una vida y luego tener que subsistir con una pensión de supervivencia.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«