Los baños de flores, ¿son peligrosos?

Siempre se ha pensado que los tratamientos para tener una piel bella pasan por la aplicación de soluciones florales y plantas que son las que tienen el secreto de la belleza, la salud y la renovación. Sin embargo, a menudo nos venden gato por liebre, y en el mundo de la salud esto es frecuente y hay que tener especial cuidado. En fechas como en Año Nuevo, pero también en cualquier otra época, podemos vernos tentados de someternos a un baño de florecimiento. Cuidado con ellos! Unas plantas en mal estado pueden causar daños a la piel y enfermar nuestro organismo.

Hay que tener precauciones porque es probable que las plantas y flores estén empaquetadas mucho tiempo y que se hayan contaminado con bacterias u hongos, los cuales podrían producir en personas sensibles una urticaria o lesión en la piel”, dijo el especialista Dr. Oswaldo Salaverry.

De igual forma advirtió que existen preparados que se aplican en la piel, bajo la forma de pomadas y también en algunos casos brebajes, ambos supuestamente para la buena suerte, pero usarlos es muy riesgoso y ninguno tiene ce relaioontrol sanitario.

Fuente: Tuteve.tv

Si con frecuencia acudimos a cualquier remedio que nos aseguren servirá para mejorarnos, tanto a nivel de nuestra salud interna, como de nuestra apariencia externa, y solucionar aquéllos defectos y trastornos que nos molestan, cuando esos remedios, por mágicos que sean se relacionan con el mundo de las flores y la naturaleza, tendemos a confiar en ellos con una ceguera preocupante. Sin embargo, las plantas también son peligrosas.

Son bellas, huelen bien, y están enclavadas en nuestra cultura como símbolo de buenos sentimientos. Pero las flores también esconden su lado diabólico, y no hablamos ya de plantas que resulten malignas, que sean tóxicas ni venenosas. Simplemente si está en mal estado, una hierba ya puede causarnos una alteración en nuestra piel, y no digamos en nuestro metabolismo.

Escuchamos hablar de los principios activos de las plantas, de sus milagros, de sus logros y de los secretos que la ciencia esconde para lucrarse con remedios más elaborados y menos naturales. Pero la ciencia no oculta ni calla por egoísmo, sino que actúa con precaución. Todo debe ser probado y testado antes de ser usado por el ser humano. Y hasta la más inocente florecilla  es un arma letal.

Últimamente están muy en boga los métodos naturales. Cuando escuchamos que nos rodean sustancias químicas, y que surgen enfermedades debido a la contaminación que experimentamos a nuestro alrededor, el regreso a la madre naturaleza se nos antoja la mejor opción. Pero los médicos alertan de que debemos vigilar los productos florales que nos venden, porque pueden estar en mal estado.

Muchos productos de cosmética y salud se venden sin control sanitario. Flores y plantas que llevan mucho tiempo empaquetados, desarrollan hongos y se contaminan de bacterias que agreden la piel, causando urticarias o lesiones más graves. Cuidado con los baños de flores.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«