Aunque todo el mundo vive inmerso en la crisis económica actual y, raro es el país que ve la salida al final del túnel, la mayoría de los gobernantes son optimistas en cuanto al futuro. Se confía en que la crisis llegue pronto a su fin y que comencemos a ver la luz. Excepto los españoles. Para España, según la ONG Intermón Oxfam, las previsiones no son nada buenas. Tanto así que para el año 2025, se estima que uno de cada tres nuevos pobres de la Unión Europea será español. Y nosotros que confiábamos en vislumbrar un mejor panorama para 2014, ¿con qué cara miramos al futuro?

Veinticinco millones de europeos se verán sumidos en la pobreza en 2025 si los gobiernos no abandonan las medidas de austeridad, ocho millones de los cuales serán españoles, lo que supone uno de cada tres de los nuevos pobres de Europa.

Este “panorama catastrofista” es el que dibuja el informe “la trampa de la desigualdad”, realizado por Intermón Oxfam en los distintos países europeos, cuyos datos españoles se presentaron hoy en rueda de prensa y que reflejan que la sociedad será más desigual y más pobre si no hay un cambio de rumbo.

Según el estudio, de mantenerse la tendencia actual, en 2025 España podría tener 20 millones de pobres, 7 millones más que actualmente, lo que representaría el 42 por ciento de la población.

Fuente: El imparcial.es 

La buena noticia es que, estas predicciones de la Organización No Gubernamental Intermón Oxfam, es un pronóstico que no se tiene por qué cumplir. Y es que tan lamentable resultado parte del dato de que la situación siga como hasta ahora, sin moverse, o yendo a peor. Es decir, si los políticos no toman las riendas de la situación. La mala noticia es precisamente esta también, que para que el mal augurio no se convierte en triste realidad, los políticos tienen que ponerse manos a la obra.

Señala Intermón que el hecho de que España esté a la cabeza de la pobreza, no significa que toda la población esté en situación de desempleo, sino que abarca más allá, y es que hay personas que están “ocupadas”, es decir, trabajando, pero su salario no les alcanza para cubrir las necesidades básicas de la familia. Si los españoles ya confiaban poco en sus políticos, con este análisis no van a descubrir nada nuevo. Pero desde luego que no es la noticia que uno necesite leer para llenarse del optimismo que necesitamos en vistas al futuro.

Europa, con España a la cabeza de la pobreza, dibujan unas décadas muy crueles en cuanto a oportunidades laborales se refiere para los jóvenes, y por supuesto, muy alejada del modelo de bienestar que todos los políticos españoles han prometido para sus conciudadanos cuando se ha acercado el período electoral. Moción de censura, gente a la calles, huelgas, macromanifestaciones, concentraciones, y otros actos se harán cotidianas en el país. Aunque por lo que se ve, hasta para eso está ya demasiado agotado el español. La falta de esperanzas es abrumadora.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«