Los todo terreno y todo camino pequeños inundan el Salón del Automóvil de Ginebra

La edición número 83 del Salón de Ginebra ha marcado el rumbo hacia el cual va el mercado, fundamentalmente europeo, a pesar de las repetidas crisis. Y ese camino parece ser el de los SUVs y crossover pequeños, de los cuales hemos tenido oportunidad de ver a muchos que serán protagonistas de las ventas de vehículo, de aquí a al menos tres años.

Con la aparición del Opel Mokka y del Nissan Juke, comenzaba esta verdadera avalancha de modelos, que este año no han faltado a la cita en Ginebra. Si tenemos en cuenta las previsiones hechas por la empresa de IHS Automotive, que dicen que este segmento crecerá un 88% este año, la posición de la mayoría de las marcas es evidente: diseñar un mini SUV y cuánto más rápido, mejor.

Los primeros modelos que han tenido más atención han sido los de Ford, Renault y Peugeot. Ford ha presentado el EcoSport, una de las propuestas en este segmento más interesantes de la muestra, al que se opondrán los modelos franceses, el Renault Captur y el Peugeot 2008.

Otras marcas han presentado conceptos que serán una realidad en 2014 o 2015, tal es el caso del Honda Urban SUV, la nueva generación del Suzuki SX4. Otros modelos confirmados, aunque no vistos aún, son los de Toyota o Volkswagen, nada menos que los dos mayores fabricantes mundiales. Fiat también se sumará al baile con el 500X, que aparecerá el año próximo, así como Citroën y Chevrolet, con el Trax.

De momento, Volkswagen ha confirmado el Taigun, una pequeña versión del Tiguan, y ahora se ha conformado con mostrar el Cross Up! Hyundai también prepara un modelo similar, sobre la base del ix35.

Tampoco hay que dejar de lado a los crossover pequeños que están dirigidos a un mercado un poco más pudiente, como los Audi Q3 (presentada la versión RS en Ginebra), el BMW X1 o el Clase A de Mercedes.

Ver la noticia original en highmotor.com

No es de extrañar que los vehículos todo terreno de tamaño moderado estén de moda. A todo el mundo le gusta conducir un vehículo con cierta altura y que permita sortear obstáculos de un cierto nivel, como el bordillo de una acera un poco alto, por ejemplo.

Por otro lado, son muy pocos los conductores que utilizan sus todo terreno gigantes para salir del asfalto. La mayoría lo utiliza para circular por carretera. Si a este hecho le añadimos el mayor coste de los todo terreno grandes y que consumen más combustible, nos encontramos ante un escenario perfecto para que proliferen los coches todo camino con tamaños moderados y consumos también moderados.

Lo que nos sorprende es la ausencia masiva de prototipos híbridos o eléctricos en este segmento. Hace dos años en el Salón del Automóvil de Frankfurt todos los fabricantes exponían sus modelos híbridos y eléctricos en primera línea de sus stands. Como la crisis ha paralizado totalmente la venta de este tipo de vehículos, parece que los fabricantes se han dado un tiempo para desarrollar la tecnología eléctrica y están sacando modelos con motores de consumo económico.

Esperamos que este sea sólo un remedio temporal, puesto que el futuro está en la electricidad. Cuando antes llegue a todos los mercados automovilísticos, mejor para todos.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«