Los transgénicos llegan a la granja

Hace pocos días nos asombraba la noticia de que se había logrado elaborar la primera hamburguesa transgénica, y no sólo eso, sino que hubo personas dispuestas a hincarle el diente. Reclamo publicitario o no, pero yo desde luego no estaría dispuesta  a servir de conejillo de indias para probar este tipo de alimentos. ¿Tan rara soy? Los científicos aseguraban que el plazo para venderlas en supermercados podría ser de 10 años, aunque por mí, desde luego, que no tengan ninguna prisa.  Sea como sea, lo que nos dicta la coherencia es que, si existe ya la hamburguesa transgénica, tiene que ser existir la vaca que nos provea para su carne. Y ¡bingo!. Aquí está.

Este saco de musculo es un monumento al poder genético de la cría selectiva. Un solo defecto genético, un gen de la miostatina defectuoso, es responsable de su enorme masa, y ese defecto fue cuidadosamente pasado a través de la raza desde hace más de un siglo antes de que fuera conocido lo que estaba causando su impresionante “doble musculatura”.

¿Sabías que algunas variedades de carne de vacuno en el mercado hoy en día provienen de ganado que ha sido modificado deliberadamente para que les crezcan anormalmente grandes músculos para la producción de carne? Un segmento emitido por el canal National Geographic ofrece una visión de la misteriosa producción de las llamadas “Super Vacas”, que llevan intencionadamente un gen defectuoso que les permite crecer anormalmente grande, con una “doble músculatura”.

Fuente: FAFHOO NOTICIAS

Primero fueron los invasores, el profesor chiflado, Frankenstein, Viven, y cientos de títulos más de la mano de Spielberg y de Will Smith entre otros que nos hicieron ver como algo no sólo deseable, sino de lo más natural, eso de rodearnos de las criaturas más mordaces y misteriosas genéticamente.

Medidas para alimentarnos toda la vida

Pero una cosa es la ficción y otra la realidad. Ya existe un refrán que dice que “Quien quiera filetes, que se compre la vaca”. Y los científicos han dado ese paso: han creado una vaca transgénica, con la ¿maravillosa o inquietante idea? de ampliar el banco de alimentos mundial y que así ninguno pasemos hambre cuando, dentro de unos años, que cada vez parecen ser menos, a juzgar por el devenir de los acontecimientos, los recursos alimentarios de toda la vida comiencen a escasear. No habrá alimento para todos, eso es lo que vienen alertando, y es necesario adoptar medidas preventivas para cuando llegue el descalabro.

Pese a que la creación de este curioso animal (qué culpa tendrá la vaca), pueda ponernos los vellos de punta a más de uno, lo cierto es que los científicos llaman a la calma y, quieren desechar cualquier desconfianza explicándonos que, aunque no seamos consciente de ello, llevamos años consumiendo alimentos modificados genéticamente.

Si piensas que la solución pasa por pasarte al vegetarianismo o incluso al veganismo, ten cuidado, porque la manipulación no sólo afecta a la fauna, sino que la agricultura ya viene ofreciéndonos desde hace tiempo, sus frutos han sido alterados en laboratorio.  La nueva era no tendrá que divagar acerca de cómo se formó el mundo ni los individuos, sean de la especie que sean, tendrán quebraderos de cabeza averiguando de dónde vinieron. La respuesta será sencilla: de una probeta.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«