Los tumores como el Melanoma reducen deliberadamente la respuesta inmune del cuerpo

Una nueva investigación publicado en la revista ‘Journal of Clinical Investigation‘ revela que los tumores en pacientes con melanoma crean deliberadamente condiciones que destruyen la mejor defensa inmune del cuerpo y en vez atraer a una respuesta inmune más débil incapaz de matar a las células cancerosas del tumor. El estudio también pone de relieve un potencial anticuerpo biomarcador que podría ayudar a predecir el pronóstico y determinar qué pacientes tienen más probabilidades de responder a tratamientos específicos.

La investigación, dirigida por la doctora Sophia Karagiannis y el profesor Frank Nestle en el ‘Kings College’ de Londres, Reino Unido, quienes demostraron que en pacientes con melanoma se producen anticuerpos que pueden atacar a las células tumorales. A pesar de esto, el sistema inmune del paciente es a menudo ineficaz en la prevención de que el cáncer progrese.

Las células del cuerpo B (parte del sistema inmunológico) producen un total de cinco clases diferentes de anticuerpos y el más común, IgG, comprende cuatro tipos (o subclases). Los investigadores han demostrado que las subclases de anticuerpos IgG1 son los más eficaces en la activación de las células inmunes, mientras que los anticuerpos de la subclase IgG4 se cree que son las menos eficientes.

En este nuevo estudio, los autores analizaron el tejido tumoral y las donaciones de sangre en 80 pacientes de melanoma del Instituto de San Juan de Dermatología de Guy y St. Thomas, así como el tejido y la sangre de voluntarios sanos. Mediante el análisis de las lesiones encontradas en el melanoma, los autores muestran que no sólo los tumores de melanoma crean condiciones que atraen IgG4, la respuesta más débil posible, sino también que anticuerpos IgG4 interfieren con la acción de los anticuerpos IgG1 circulantes.

“Hemos sido capaces de imitar las condiciones creadas por los tumores de melanoma y mostrar que las células B pueden ser polarizadas para producir anticuerpos IgG4 en la presencia de células cancerosas”, explica el doctor Karagiannis. En presencia de las células sanas, las funciones inmunológicas del cuerpo responden normalmente e IgG1 son los principales anticuerpos circulantes.

Para entender mejor las implicaciones funcionales de los anticuerpos IgG4 en subclases de cáncer, los autores diseñaron esos dos anticuerpos (IgG1, IgG4) contra un antígeno de tumor y demostraron que a diferencia de IgG1, el anticuerpo IgG4 fue ineficaz en la activación de las células inmunes para matar las cancerosas. Además, IgG4 también bloqueó la célula tumoral matando acciones de IgG1, evitando así que este anticuerpo activara las células inmunitarias para destruir los tumores.

Ver la noticia original en europapress.es

No deja de sorprendernos lo complejo que es el cuerpo humano y lo difícil que es entender sus mecanismos de defensa contra enfermedades como el cáncer.

Esta noticia está planteada de forma que parece que el cáncer fuese un “diseño” biológico preparado para sobrevivir a las complejas defensas del organismo humano.

A pesar de los enormes recursos que se emplean por parte de grupos de científicos de todo el mundo, los avances para derrotar al cáncer son minúsculos. Se van dando pequeños pasos, pero no se consiguen soluciones generales para los tumores. Se van dando pequeños avances en tipos concretos de cáncer, pero no se encuentran soluciones que permitan erradicar todo tipo de células cancerígenas del cuerpo humano.

El día que se consiga encontrar una “firma” en las células cancerígenas que no se encuentre en las células sanas, entonces podremos decir que la batalla contra el cáncer se habrá ganado, puesto que los científicos podrán desarrollar medicamentos diseñados para destruir las células cancerígenas sin afectar al resto de las células sanas.

 


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«