matrimonio con animales

Muchas veces cometemos el tremendo error de casarnos con un príncipe y descubrirnos casados con un animal. Hay personas que son más listos y deciden hacerlo a la inversa, y es que los matrimonios con mascotas cada vez son más populares. Aunque el tema podría dar para debate, ya que jurídicamente, los animales no tienen personalidad jurídica, lo cierto es que aunque se trate de matrimonios simbólicos, hay amos dispuestos a dar ese paso. Por ejemplo, el diseñador de moda Karl Lagerfeld, quien en 2013 aseguró estar profundamente enamorado de su gato Chouppete. Previamente, un alemán se había casado con su minino.

Con vacas:

En junio de 2010,  hombre de 18 años indonesio Ngurah Alit fue obligado a casarse con su vaca después de que  se le encontró teniendo relaciones sexuales con él. El hombre creyó la vaca podía ser una mujer hermosa.  Luego se convirtió en viudo cuando la vaca se ahogó en el mar para limpiar simbólicamente al pueblo del acto de brutalidad cometido allí.

Con cabras:

En febrero de 2006, un sudanés hombre llamado Charles Tombe fue atrapado teniendo relaciones sexuales con una cabra vecina, que fue apodado posteriormente Rose , fue ordenado por el consejo de ancianos a pagar el vecino un importe de 15.000 dinares sudaneses ($ 75) y casarse con el animal.

Con caballos:

En mayo de 1998, el Jerry Springer Show El tuvo un episodio titulado “Me casé con un caballo”. El espectáculo al final no salió al aire por muchas estaciones en la fecha prevista, al parecer debido a las preocupaciones acerca de la aceptabilidad en emitir un episodio en el que un hombre ingresó en una relación emocional y sexual a largo plazo de este tipo. El hombre y su caballo después participó en un documental británico sobre el tema.

Fuente: mascotas.facilisimo

Si la multiculturalidad está de moda y la mezcla de razas y especies, no vamos a excluir a los hermanos animales. Para quienes tenemos mascotas, nuestros “bichos” son como nuestros bebés. Una mascota puede ocupar todos los roles familiares habidos y por haber. Pueden ser como hijos, como hermanos, como compañeros fieles, nuestros mejores amigos, los más leales y serviciales compañeros de piso y de vida, incluso algún caso se dió en que un animal se comportó como una madre adoptando y cuidado a niños humanos desamparados.

Los matrimonios con animales que, desde luego, suenan a síntoma de que la sociedad está cada vez más loca, no por amar a un animal sino por embaucarle al pobre en el desastroso mundo del matrimonio, son de lo más variopinto, existen enlaces matrimoniales con perros, gatos, cabras, vacas, caballos, pero también con delfines y serpientes.

Ya hay estudios que apuntan a la mágica conexión que existe entre las mujeres y los gatos. Y en propia carne comprobé que de verdad los gatos, ya sean machos o hembras tienen la capacidad mágica de “adoptarnos” a los humanos.  A este paso, me veo pidiendo matrimonio a mi gato callejero Lolo. Y, por qué no, seguro que más de uno, se anima a entablar relaciones con una rana, por si las moscas.


Si te ha gustado el artículo compártelo y participa dejando un comentario. Gracias por colaborar.

Noticias relacionadas:

«